Reto 03

Te pienso, querida.

Te pienso en una noche de transición, una noche de cambio de estación. Te pienso bajo la danza de gotas de lluvia en el techo de mi alcoba, del ímpetu del viento, del frío de la noche. Te pienso, pero no como cuando envuelto en el éxtasis primaveral del albor de mis emociones me dejaba llevar por el torrente de mi propia pasión. No, ya no son solo primaveras. Ahora cuentan las brasas del verano, la nostalgia del otoño y el frío del invierno; la unión de imperfecciones que hacen de que una relación sea perfecta, el paso del enamoramiento al amor.

Te pienso, y mis conceptos y sentimientos han empezado a tomar forma, tu forma. Mi corazón y razón se amalgaman en la arriesgada decisión de querer estar contigo para toda la vida, hombro a hombro, mano a mano. Quiero que pasemos de ser dos a ser uno, compartir alegrías y tristezas, altos y bajos, salud y enfermedad; escalar hacia lo intangible en la unión de cuerpo y alma, superando flaquezas y celebrando diferencias. Te pienso porque estoy incompleto y necesito tu luz entre mis sombras, tu brisa en mis veranos, tu tolerancia en mis errores; porque necesito que me dejes ser el fuego en tus noches de invierno, rocío en tu ardor y pasión en tu abatimiento.

Te pienso, querida, noche a noche; como sé que tú también me piensas.

Eduardo Burgos Ruidías.

burgos2099
Author: burgos2099

0

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    Muy bien. Solo cuida el no caer en lugares comunes, en especial cuando estás trabajando prosa poética.

  2. katimav

    ¡Me gustó mucho! Me encanta lo de tomar la arriesgada decisión de estar juntos para toda la vida. 😀

Deja una respuesta

tres × 2 =