Saltear al contenido principal

Refugio en la ilusion

Las luces de mi recámara están apagadas, son alrededor de las dos de la mañana, la temperatura disminuye cada vez más, no logro distinguir lo que me rodea, me aferro a las sabanas y me muevo inquieta en la cama, escucho los resortes bajo el colchón, mi cuerpo está helado pero mi rostro arde, no hace falte que me vea para saber que me he sonrojado. No concilio el sueño. Has visitado nuevamente el mar de sueños esta noche, recordándome pensar en ti, es extraño, ya que no se quien eres, no te conozco, ni si quiera se si existes. Abordas mis pensamientos día y noche e intento descifrar tu imagen distorsionada pero no lo logro.
Todo lo que hago es pensar en los sentimientos que quiero evitar por miedo. Amor. El que respeta y tolera mi forma de pensar y lo que quiero y no decir, el que no es abusivo, no es celoso, el que es paciente y esperaría una eternidad sentado en un abismo por mi, por hacerme feliz, el que me lleva la contra, me critica y cuestiona para hacerme entrar en razón y verme crecer como persona.
Busco al tanteo mi cuaderno en el mueble a mi izquierda, siento la esquina de las páginas arrugadas y lo tomo, enciendo la lámpara del mismo lado, alumbra solo mi cama como un pequeño reflector, busco entre las hojas el dibujo que hice de tu mirada, se me eriza la piel cada vez que la observo. Eres arte. el color verde tan intenso y el brillo en el que me reflejo, no se que como pero me e enamorado de tus ojos pero ellos no me conocen todavía. Con una simple mirada comenzó nuestro amor.
Me levanto de la cama y observo por la ventana, la luz de la luna ilumina mi rostro, mis pies descalzos se enfrían con la duela, pero no dejo de prestar atención a las pequeñas escarchas que esculpen la noche, con una mano juego con la cortina negra. Se que esto no es real, porque siempre me convenzo a mi misma con excusas incongruentes. Siento el tacto de tus manos en mi espalda, recorre la electricidad por todo mi cuerpo, tus labios en mi oído susurrando lento, se que con tan solo escuchar tu voz estaría bien y reviviría. Acaricias mis cicatrices y curas mi ser, desapareces mis demonios y creas placer. Me respetas y amas y eso más de lo que podría pedir. Todo empieza y termina en tus labios, eres el amor que nunca recibí.
He robado todos las escenas de películas románticas para nosotros, los pensamientos tan profundos que pasan por mi mente y las imágenes grabadas, pero ningún describe la intensidad en que te amaría. Correspondo a tu toque, a tus sentimientos de la forma más exquisita. Te pienso y veo las cosas más hermosas haciendo eco sin terminar, espero que cuando tu me pienses, veas lo mismo.
Me refugio en la ilusión. Me haces extrañarte e intensificas mas este sentimiento. No importa que no hablemos, algunos corazones se entienden en silencio. Deseo vivir eso contigo.
Nose si lo nuestro podrá ser, pero se una cosa, no estoy enamorada de tu rostro…estoy enamorada de tu alma.

Acerca del autor: Daniela Santos

Consuelo el alma escribiendo.

Danisselle

Consuelo el alma escribiendo.

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Romina Bayo Daniela: lee en voz alta. Busca fluidez. Por momentos se siente muy cortado. Revisa también la acentuación.
Hace 10 meses
Volver arriba