Red de ventas inter escolar.

Hola ¿cómo estás?; no sé tú, pero yo creo que todos tenemos experiencias vergonzosas y también divertidas en toda nuestra vida, pero en nuestra vida escolar están las más tiernas y divertidas, sabes te quiero contar una de ellas que mas que divertida es tierna

Era una mañana soleada, donde todos y cada uno de nosotros queríamos traer algo menos caluroso que el pants de la escuela, yo cursaba el primer grado de primaria, ese grado en el que todos somos muy tiernos, al salir de la escuela yo le dije a mi mamá que quería vender pulseras, ella me dijo que si, así que ese mismo día fuimos al centro a comprar las pulseras. Encontramos pulseras de colores brillantes como el sol, con formas de corazones, estrellas y animalitos, también yo hice pulseras de cuentitas de plástico muy brillosas

Al día siguiente me fui con una hermosa sonrisa plasmada en mi rostro, con mis pulseras en una bolsita negra muy delgadita. A la hora del recreo le dije a mi maestra, que, si podía vender las pulseras en la escuela, ella me dijo, que si pero que no me viera la directora, porque si no me iba a pedir una cuota.

 Después de comer unas deliciosas y jugosas manzanas en forma de sonrisitas, le dije a mis amigas que si me ayudaban a vender las pulseras, que yo les invitaba un jugo si me ayudaban, obviamente me dijeron que si, entonces emprendimos nuestras labor, les repartí un paquete de pulseras a cada una para que se fueran a algunas áreas de la escuela, mi amiga Diana y yo nos fuimos al área de dulcería, mi amiga Saidi se empeño en ir al área de terceros, y mis otras amigas en las demás áreas, cabe mencionar que mi escuela es muy grande, de echo cada grado tiene su área para jugar y desayunar, unos minutos antes de acabar el recreo ya habíamos vendido todas las pulseras, entonces compramos muchos dulces y los revendimos, además de su juguito decidí darles un poco del dinero juntado a mis amigas, entonces cuando llegaron a sus casas, sus mamas se asustaron al ver que llevaban dinero , así que mi mama les explico de nuestra venta  y todo se arregló.

Por suerte la directora no se dio cuenta de nuestra red inter escolar de venta de pulseras y al otro día volvimos a hacer lo mismo, pero la maestra platico con nosotras y nos dijo que ya no podíamos vender las pulseras, porque nos podían regañar y de paso a ella también.

Les soy sincera, sigo vendiendo cosas en mi salón, porque opino que no deberían restringir que los niños vendamos cosas que no están en la cooperativa escolar, no sabemos, puede ser que él o ella llegue a ser un gran vendedor.

Atte.

Fátima CS

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Recuerda el PG del reto y la ley del buen escritor. De ello volveremos a hablar en el vivo de hoy

Deja una respuesta

uno + 9 =