RADIACION

RADIACION

Llevamos varios días sin comer, acabamos con nuestra ultima lata hace dos semanas

Jhon y yo estamos en nuestro refugio a afueras de la ciudad destruida por la radiación, todo esta muerto y solo podemos salir un par de horas fuera, aun así no podemos evitar llevar algo de radiación a casa

No se dónde está el resto de la humanidad, todo paso muy rápido, en las noticias veíamos cosas raras, amenazas y después nada. Todo sucedió una tarde de instituto, se cortaron las comunicaciones y los autos ya no funcionaban, fue la última ver que vi a mis amigos

Han pasado cinco años desde entonces, todo ha cambiado y hemos vuelto al estado salvaje, hace un año se nos acabó la comida, las vacas y ovejas ya no eran comestibles por los pastos radiactivos que comían, muchos murieron, otros mutaron

Al principio el sabor a carne humana era algo raro, saber que te estas comiendo a un ser humano no era agradable, muchos cerraban los ojos al principio, intentaban convencerse que lo que comían era una trozo de res y no una pierna carbonizada

Pero con el tiempo nos acostumbramos, como lo hacemos siempre los humanos, pero ya no tenemos comida

Todos de nuestro grupo se fueron hace meses y no han vuelo, al principio para buscar medicina y alimentos, otros ya no podían aguantar el hambre y se fueron a buscar comida

Solo quedamos Jhon y yo en nuestro refugio a metros de la superficie, por cierto me llamo Paul

          Sabes, Fran me ha dicho que estamos en guerra con Rusia – dice jhon dubitativo

          Así? Pues no estamos ganando de seguro- digo sin muchas ganas

          No digas eso Paul, que somos uno de los países más poderosos del mundo

          ¿Crees que haya aun países?

No contesta, se queda mirando una lata vacía en el suelo

          Tengo hambre Paul

          Yo también, pero no podemos hacer nadar, el viento ha empeorado la radiación

Nos quedamos dormidos, Jhon ha empezado a alucinar por la falta de comida, esta mañana nos hemos tenido que conformar con unas galletas rancias que he encontrado tras un baúl, tienen unas cuantas mordidas, creo que ni las ratas las querían

          Ya no recuerdo el sabor del chocolate Paul, ¿es raro?

          Yo tampoco lo recuerdo

          Y si intentamos salir de aquí? Total no tenemos nada que perder

Salimos, esperamos el alba, ahí es cuando el viento es menos fuerte, ambos con trajes desgastados para protegernos, la radiación ha hecho que algunos arbustos brillen

Caminamos por unas horas es lo mas que el traje puede soportar antes de que se filtre la radiación. No encontramos nada, volvemos a casa cansados

          A la siguiente tenemos que ir mas lejos Paul, estoy seguro que mas allá hay comida, no viste lo verde que se veía a lo lejos?- dice emocionado Jhon

          Claro que si, era hermoso – miento

Al día siguiente lo volvemos a intentar, Jhon se ha tardado algo en despertar esta mañana, casi ya no tenemos fuerzas. Esta vez vamos hacia el norte sin detenernos en cada lugar que vemos, la ciudad esta llena de autos que gente dejo apresurada, los edificios están llenos de una capa verdosa en las paredes, sospecho que es radiación, últimamente todo lo que sea raro lo atribuimos a la radiación

Jhon se detiene frente a un auto

          Mira Paul, aquí hay mas galletas – dice

          Están llenas de radiación Jhon, lo sabes

          No creo que nos mate Paul, venga hay que aprovechar

          Que no, déjala ahí, sigamos

No me hace caso y saca el paquete de la guantera

          Que dejes eso Jhon- le grito mientras me acerco

Temeroso a que se las quite retrocede, uno de sus pies se enreda con una bolsa, cae y se golpea la nuca con el filo de la acera

          Jhon, estas bien, dime algo, Jhon?- me arrodillo a un lado

No me responde, esta convulsionando, la cara dentro del traje empieza a teñirse de rojo

          Tranquilo Jhon que te llevare a casa, vas a estar bien – digo intentando sonar calmado

Al llegar me apresuro a quitarle el traje, esta pálido y balbucea

          Cálmate sígueme hablando, voy por la medicina aguanta – digo

No tiene caso, cuando le doy la vuelta tiene la nuca destrozada, el golpe fue directo, aun asi le pongo una rollo de tela para detener la hemorragia 

          Vas a estar bien amigo, no duermas, venga sígueme hablando de la guerra – digo intentando reprimir mi llanto, pero las lagrimas me delatan

Jhon me sostiene fuerte la mano, balbucea cosas, no lo entiendo, está perdiendo muchas sangre. Lo abrazo

          Gracias por quedarte conmigo hasta el final – digo entre el llanto- gracias por no irte y por aguantarme, gracias por ser  mi amigo

Jhon acabe de morir, sigo sosteniendo su cuerpo un rato mas hasta que me duermo

Al despertar lo veo, parece dormido pero se que ya no esta, lo llevo a la superficie para enterrarlo, el hambre ha abandonado mi cuerpo

Cuando acabo y luego de una oración veo el horizonte, ese que vio Jhon, estoy seguro que le hubiera gustado verlo, si no fuera por el hambre lo hubiéramos hecho, estoy seguro

Han pasado varios días, no he salido del refugio, el hambre ha vuelto con mas fuerza y estoy solo. Jhon siempre me contaba cosas interesantes pero no lo escuchaba, el hambre no me lo permitía, es hora de pagar por ese cariño

Me pongo mi traje y salgo, afuera empieza a amanecer y me dirijo hacia el oeste, el camino es largo y me cuesta avanzar por el hambre, aun así lo hago, tengo que hacerlo

El traje ya no resiste los niveles de radiación, llego al final de la colina y me detengo, Jhon no mentía, un paisaje hermoso inunda mi vista: arboles, entre ellos manzanos  y un montón de  animales me devuelven la mirada, a lo lejos oigo unos pájaros

Avanzo, la máscara del traje se ha roto, me lo quito, la piel empieza a quemar  y me cuesta respirar, con cada respiración siento mis pulmones arder. A Jhon le encantaban las manzanas, decia que le traian suerte 

Estoy seguro que le hubiera gustado probar una, estoy segur…

FIN

 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Dorian Roque
Author: Dorian Roque

Me encanta leer y el mundo al que te transporta cada libro, cada frase, cada parrafo. Tengo la ilusion de crear alguna vez un mundo, un mundo de palabras como en los libros, mucho gusto

Dorian Roque

Me encanta leer y el mundo al que te transporta cada libro, cada frase, cada parrafo. Tengo la ilusion de crear alguna vez un mundo, un mundo de palabras como en los libros, mucho gusto

Deja una respuesta

trece − seis =