Saltear al contenido principal

Querida amiga

 

Hemos tenido un conflicto, te traicione, y de ahí, las cosas cambiaron entre nosotras, pero tengo que confesarte que la razón del cambio, no fue esa traición, todo comenzó meses antes.

Tienes la virtud de decir las cosas como son, quizá eso me falto a mí, porque cuando me decías las cosas sin ningún filtro me lastimabas, me hacías sentir inferior, y me sentía humillada ante tus actitudes y nunca te lo dije.

Tienes una facilidad de palabra enorme, y socializas con cualquier persona, eso admiro de ti, no tienes ningún miedo a caer bien o mal, pero eso también ha sido un poco molesto para mí, porque a veces sobre pasas la línea del respeto, hablas de más, y en ocasiones criticas demasiado a las personas, como si todos fueran inferiores a ti.

Cuando hablas mal o críticas a personas que conozco, me incomodo, por que la mayor parte del tiempo no pienso lo mismo que tu, aun que te siga el juego, muchas veces lo hago solo por no quedar mal contigo, porque no quiero que pienses que tienes que fijarte que platicas o no conmigo, pero creo que es necesario, no me gustaría que alguien hablase mal de mis amigas, incluyéndote y yo no poder defenderlas, no estoy a favor de la hipocresía, así que eso de hablar mal de alguien y seguirle hablando como si nada no me parece correcto, de ahí el por qué hable de mas con “ella” ya no soportaba la idea de que tú te expresaras así, de ella, de mi amistad hacia ella, que fuera como fuera, era mi amiga, que si te pones a pensar sus errores fueron decirme mis verdades en mi cara. Tú me has dicho más, y no te las reprocho, solo quiero que pienses un poco en tus actitudes.

Ahora, se y estoy segurísima que nunca te sobrepasarías con mi marido, y que puedo confiar mucho en ti en esas cuestiones, pero, mi marido es MI marido, y quisiera pedirte respeto ante eso, puedo pedirle que te ayude en lo que necesitas y si él quiere y tiene tiempo, lo hará, pero no quiero que te refieras a él con la misma confianza que lo haces conmigo, el es solamente el marido de tu amiga, que hemos creado una amistad, no lo niego, pero sigue siendo el marido de tu amiga, no tu amigo, y mucho menos él marido de todas. Y lamento decirte que esto no solo lo pienso yo, hay varias personas que piensan lo mismo.

Me interesa mucho tu amistad, por que tantos años no deberían ser en vano, pero siempre y cuando sea una amistad sana, no asfixiante, no toxica, que podamos contarnos todo sin caer en hipocresías, ni criticar gente.

Espero que no me malinterpretes, y no lo veas como una ofensa, esa no es mi intensión, te quiero mucho y no me gustaría perderte.

Acerca del autor: Ane Cris

Casada, 2 hijas

Anecris

Casada, 2 hijas

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Sin comentarios aún
Volver arriba