“Que buenos tiempos”

 Al inicio de mi secundaria; como cualquier otra adolescente, inquieta por descubrir, hacer nuevos amigos, por salir del capullo en el que a muchos nos tuvieron durante la infancia, edad en la que deseaba y tenía todas las energías para conquistar el mundo, para correr de un lado a otro sin parar. ¡Uff!, que buenos tiempos. Mi abuela por cierto muy amorosa, me llamaba “Cabra loca”, porque mi afán era brincar y brincar y yo haciendo eso era feliz, incluso llegué a ganar el primer lugar en las competencias de salto al final de mi primaria, (que buenos entrenamientos los que me daba), ese año yo me sentía inalcanzable. 

Pero todo sucedió cuando empecé los estudios en lleno, y en una de tantas en el receso acostumbrado, mientras jugaba voleibol y corría por la pelota, me enredé en un alambre que terminó rompiendo toda mi camisa nueva desde el cuello hasta abajo, ¿muy fina la tela, no?, y para rematar era la única que tenía. ¡Ay mamita! cuando se dieran cuenta. Esa tarde antes de llegar a mi casa, y  justamente antes de cruzar un puente no muy alto, quité mi blusa y la tiré y llegué a mi casa con el cuento de que me habían obligado a quitarme la camisa y que los chavalos habían salido corriendo luego de hacer su maldad.  Apenas entraba, conté la “tragedia” a mi madre y ella tan enojada me pidió que fuéramos a buscar a quienes me la habían quitado, yo caminando y sudando helado de los nervios porque había mentido, no dije nada en todo el trayecto. Y pues que les digo, que para mi mala suerte encontramos de nuevo la camisa, una correntada de agua se la llevaba, les juro que quería que la tierra me tragara, porque sin necesidad de una sola palabra, y solo que mi madre me viera a los ojos, eso bastó y sobró para que yo le dijese la verdad. 

Bueno, regresamos a casa y esa tarde fue mi primer fajaso después de años de no meter la pata en nada. 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    organiza las ideas. Elige una anécdota, una situación, y todo lo que no tenga relación directa a ella, sobra.

Deja una respuesta

15 + quince =