Saltear al contenido principal

Permíteme y permítete

No te conozco bien, es algo complicado ¿sabes?, escribirle a alguien que no conoces del todo, pero eso no importa, yo quiero hacerlo, quiero escribirte, quiero dedicarte estas líneas. Deseo hacerte saber que no tienes idea de cuánto alegras mis días en cuanto te veo llegar, eres como un soplo de aire a mi vida, por ti, para verte me levanto cada mañana. Agradezco infinitamente al universo por haberte puesto en mi camino, me haces sentir tan bien cuando estoy a tu lado. Me encanta que puedo ser yo misma, no necesito fingir lo que no soy, me das paz y tranquilidad cuando sin querer tomas mi mano.

Llegaste en el momento exacto a mi vida, justo cuando no te buscaba pero inconscientemente te necesitaba, justo cuando pasaba por momentos muy difíciles, como cuando te cae un rayo y te deja tirado a mitad de la calle sin ganas de continuar. Mis días eran como una daga que me atravesaban a diario mi pecho y mis noches eran cada vez más largas, la soledad, era la única que me acompañaba, ¡qué ilógico! ¿No?

Siempre había planeado una serie de cosas para cuando llegara esa persona especial a mi existencia pero veme aquí, ahora improvisando sobre el camino. Comienzo a sentir una conexión especial, espero no equivocarme pues me han dañado tanto que nada me dolería más que eso, aun así me sentiría en el fondo feliz porque dicen por allí que no importa el resultado, sino el haberlo intentado.

Ahora solo quiero pedirte una cosa: Permíteme conocerte, permítete conocerme, te invito a leerme, permite que nuestras almas conecten, que se conozcan ¿y por qué no? Que se pertenezcan por el resto de nuestros días.

Había dejado de creer en eso que llaman amor pero llegaste tú y ahora puedo decir que estoy seriamente cambiando de opinión.

Brenda_2259

Soy una persona muy perseverante, amante de la literatura, música y gastronomía.

Volver arriba