Saltear al contenido principal

Para Mauricio: A ti, el joven que llena todo mi ser.

Querido Mauricio, no sabes cuánto dolía en mi cuerpo el hecho de sentirme sola, cuando a veces por tanta tristeza creía no valer nada. ¿Lo entiendes?

Pero cuando te vi sentado en aquella mesa redonda, rodeado se personas, sobresaliste ante mis ojos como los faros que guían a los barcos, con tu hermosa sonrisa y esos lentes de cristales brillantes que solo provocan que tus facciones destaquen con firmeza, así como lo ves, me cautivaste desde el primer segundo; siempre quise sentarme a tu lado para sentarnos a leer juntos algún libro -que es lo que mas amo hacer-. Veras, quiero tomarte entre mis brazos con tanta fuerza que temo a quebrarte, porque este amor es tan pesado,que podría aplastarte. ¿Lo aceptarías? Aún no lo sé, porque soy tan pequeña y desde acá abajo lgro verte y casi endiosarte. Mira me querido, que solo con eso, solo con tu rostro dirigido hacia mi ser, lograrías hacerme desfallecer. Hazlo, te lo pido, solo salúdame una vez y seré feliz porque solo con eso, lograrás que mi corazón bombee con más potencia y mi sangre correrá con más fuerza.

0183

Soy una joven que ama la literatura y me encanta escribir.

Volver arriba