Saltear al contenido principal

No te enamores del recipiente

Todos somos lo que sentimos y lo que pensamos, nada tangible, eso fue lo que pensé al despertar, después de abrir mis ojos y mirar hacia arriba no pude verme ni saber cómo lucia físicamente fue entonces cuando imagine que si no pudiéramos vernos al espejo nos describiríamos por los aspectos que nos caracterizan, todos aquellos que son más impactantes como nuestros sentimientos y los gestos que estos nos provocan, pero todos estos son muestra de nuestra alma.

Imaginar que gracias a ellos, nuestros sentimientos  es que sabemos expresarnos de diferente manera, además nuestros pensamientos se despiertan gracias a ellos; si no, no tendríamos temas únicos de conversación, sí, aunque creemos que no se ven, es una de las cosas que nos hace únicos.

Cada quien tiene un recipiente en el cual están contenidos todos esos aspectos, este recipiente es el cuerpo, un cuerpo que se acaba, que cambia y envejece, y es lo primero en lo que nos fijamos, pero lo que nos diferencia realmente no es el físico, a lo que deberíamos prestar más atención es a nuestra forma de ser, ya que esto no envejece, esto permanece de la misma edad y con las mismas actitudes siempre.

Si nos dejamos cautivar por la forma de ser, esa atracción si durará para siempre porque el extracto de lo que somos, aquello no cambia al menos no tan fácilmente, y vamos a sentirnos atraídos siempre por esas características por ejemplo: si te enamoras de alguien que es alegre te encantará su sonrisa y te quedaras horas mirándola cautivándote de ver sonreír a esa persona y al instante te contagiara su alegría y te hará sonreír también y te darás cuenta que sus labios podrán arrugarse pero su sonrisa seguirá allí y su percepción alegre de las cosas también,  o que si alguien tranquilo y sereno se sabe expresar con su mirada transmitiendo paz y serenidad y  tiene la capacidad de transmitírtela, y amas sentirte así cada que ves sus ojos y más allá de sus ojos el sentir que esa mirada traspasa tus preocupaciones he inyecta un tranquilizante a tu vida, pues siempre la amaras porque no te encanto su físico sino como te hace sentir.

Si eso es lo que pensé al despertar, que de ahora en adelante buscare quien me atraiga con su sonrisa, mientras habla de temas interesantes y productivos, temas únicos, que me cautive con la profundidad de su mirada y que me haga perder en el espacio tiempo al instante en que nuestras miradas se encuentren, que me haga enamorar cada día de cualquier manera, al punto que si el cambiara de cuerpo lo seguiría amando sin importar que forma adopte, ¿será que el ser humano realmente sabe amar?…

kerly

Soy una chica que le gusta leer y aveces escribo mis pensamientos mas profundos, me gusta entrenar karate, soy muy amigable.

Volver arriba