Clic en
las manos
para votar

Clic en las manos para votar

Mi primer día de clases

Primer día de clases. Un momento inolvidable para todo niño.

Tomado de la mano de mi padre, justo a la puerta de entrada del aula, papá dice con voz varonil y grave: “Buenos días maestra”. Ella sale para darme la bienvenida. Yo, sorprendido y asustado, ni siquiera pude darme cuenta del momento en el que papá soltó mi mano, cuando ya me encontraba en mi pupitre. Sentada a mi lado, una niña gordita que, al mirarme, rompimos en llanto.

Así transcurrieron las horas, hasta que papá llegó por mí. Rumbo a la salida, tomado de su mano, diviso a la gordita al final del pasillo. Volteo hacia mi padre con ojos pícaros y digo: “Mira papi dónde está la llorona esa”. Papá se detiene, me mira fijo, perplejo. En sus labios, enseguida, se dibuja una gran sonrisa y me dice: ¡Ja, mira quién habla!

Comparte este texto

0 0 votos
Rating
Suscribirse
Notificación de
8 Comentarios
La mas vieja
La mas nueva Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
karennia2
2 años desde

Jajaja yo también rompí en llanto el primer día de la escuela. Tu texto, aunque breve, me sacó una sonrisa.

romina
2 años desde

Muy bien elegida la anécdota. Falta un poco de conexión, usar elementos sensitivos, describir más, para que el lector pueda llegar a lo que quieres al final.

saranyivalderrama
Responder a  romina
2 años desde

Como olvidar ese acontecimiento… todos reímos al escuchar la historia de labios de papá.

zeltic24mh
2 años desde

Aunque a mi no me sucedió lo que a ti, recordé esos días en los que compañeritos lloraban, me a gustado tu texto. Saludos dhjvalderrama.

arianysdelc
2 años desde

¡Qué divertido!… hermoso escrito.