Saltear al contenido principal

mi pequeña amiga

Hace varias semana que mi estómago no se comporta de la misma manera que antes al comer me duele demasiado y esto mea causado que ni siquiera tenga apetito para querer comer, hace unos días todo empeoró porque lo poco que he decido comer mi estómago no puede retenerlo y empezado a vomitar; con lo molesto que es estar inclinada en el baño vomitado.

No tengo fuerzas mi cuerpo sea debilitado demasiado, mi cama que antes era mi lugar sagrado para descansar donde disfrutaba el tiempo que pasaba en ella, ahora es un lugar molesto donde no deseo estar ni siquiera resisto que una pequeña sabana toque mi cuerpo la siento demasiado pesada, pienso que voy a desaparecer claro y como no si esto ya mea hecho perder más de 10 kilos, si los hubiera planeado perder con dieta y ejercicio creo que jamás lo viera logrado también.

Hoy he tomado la decisión de ir al médico y realizarme algunos exámenes para lograr saber qué es lo que le está sucediendo en mi cuerpo ya no tengo el control de él y estoy sumamente frustrada. Una pequeña batería en mi estómago es la que ha causado todo esto y el medico claramente me indica que debe realizar una cirugía.

Mis mayores miedos están delante de mí, nunca he estado en un quirófano el medico no puede asegurarme que todo saldrá bien que esta cirugía eliminara está molesta batería que ha causado demasiados problemas, tampoco puede decirme que alimento ingerí en el cual viniera esta pequeña amiga, no sé si fue un descuido en mi casa o en la casa de alguna persona en la que confió o si fue el descuido del algún restaurante que suelo visitar.

Nadie asegura que no me volverá a pasar que después de esto voy a poder volver a comer con confianza, tampoco que deje pasar mucho tiempo para saber qué era lo que me estaba causando esto y que no le cause daños más grandes a mi cuerpo que mi intestino este completamente bien después de tantos días inclinada sobre el retrete vomitando. No sé si llegare a tener grandes o pequeñas consecuencias de esta situación hasta qué punto mi vida volverá a la normalidad o si tan si quiera voy a salir de ese quirófano con vida.

Deberé arriesgarme a la cirugía y enfrentarme a las posibles situaciones que puedan pasar después de que todo termine, no podre perder mi confianza en Dios y simplemente esperar, creer en el medico. Solo me queda esperar los resultados finales.

Por fin a llegado el día de la cirugía mis nervios están sobresaltados y estoy demasiado a asustada aunque el medico asegura que en este momento nada puede empeorar, todo saldrá bien y no hay motivos para desconfiar. Nueve horas después lentamente abro mis ojos y una cara familiar con una gran sonrisa me asegura que todo salió bien, es el medico quien indica que logro eliminar toda la bacteria y que con algunos cuidados normales mi vida volverá hacer la misma de antes.

Jennifer Rojas Herrera

me gusta leer , soñar, vivir aventuras.
siempre llevo a mi mano una hoja en blanco donde puedo plasmar mis ideas.
nada mejor que una tarde de lluvia, una taza de cafe y un buen libro

Volver arriba