Saltear al contenido principal

Mi mejor Navidad

Las navidades para mí no son buenos recuerdos ya que siempre la he pasado delicada de salud por el asma que sufro desde que tengo uso de razón, pero si recuerdo una donde yo hacía cartitas con bellos mensajes donde le repartía a mis padres y ellos al leerlas se ponían a llorar, me gusta hacer las cosas a mano, ya que mientras lo haces tú mismo un poco de tu corazón va en esas cosas y las hacen especiales.

Son muy raras veces que mi padre lo podía ver en casa para navidad, el mayormente estaba de servicio por ser policía, me entristecía y a la vez tenía temor de perderlo. El mejor regalo para mi es verlo bien de salud.

Ahora a mis 22 años he tenido que madurar muy rápido, esta navidad no será la más feliz, pero doy gracias a Dios por aun tener a mi padre en casa. Lo que sucedió hace una semana fue que le detectaron fibrosis pulmonar y en su seguro no le cubren lo suficiente para poder tratarlo, en pocas palabras me han dicho que tengo que esperar a que mi padre fallezca, y eso no hare; yo como hija mayor que tuve que asumir después de que mi hermano falleció, ayudare a mi padre así tenga que donarle mi propio pulmón, ya que él me dio la vida, gracias a mi padre soy quien soy, Ingeniera de sistemas de profesión, y un pulmón es poco con lo que podría agradecer a mi padre en todo.

Cuando vi la publicación de la nueva obra de usted señor Carlos Cuautemoc Sánchez, me recordó a mi padre, justo cuando estaba hospitalizado y por esta navidad quisiera regalarle esa obra, ya que él le encantan sus obras, le hice leer sangre de campeones, los ojos de mi princesa, etc.

Mi padre es pocos de los hombres que puede llamarse buena persona, es un hombre trabajador, humilde, no se compra ropa con tal de darnos todo, es capaz de dejar de comer con tal de darnos un plato de comida a nosotras, nosotros solo somos una pequeña familia de cuatro integrantes (mi papá Hermes, mi mamá Yvonne y mi hermana menor Elizabeth), de los cuales mi mama y mi hermana tienen problemas de salud mental y yo soy la única que tengo q ver por ellas, es la cruz que tengo q cargar para toda la vida, pero no puedo quejarme, si Jesús murió por nosotros a pesar de que no quería, yo también tengo que asumir mi responsabilidad y apoyar a mi familia jamás abandonarlos, ya que a pesar de todo ellos siempre estarán conmigo en las buenas y en las malas y te quieren sin condiciones.

Muchas gracias por leer mi historia navideña, hubiera querido que sea más feliz, como quizás el resto de los escritores, pero lamentablemente no tengo muchos recuerdos buenos, que dios siempre lo bendiga a usted y a sus seres queridos.

Gracias

Atte

DIAZ CHAVEZ CARMEN TERESA

Su más grande admiradora.

TERESA

Soy una chica alegre y sociable, con muchas metas en la vida.

Volver arriba