Mi gallardo amor

¡Oh mi gallardo amor!

 

Hoy sé que no volveré a derramar las lágrimas de aquellos fríos días de invierno. En los que ayunaba mi aliento de tus besos; sin abrigo de tus brazos, invadida en escalofríos que agitaban mi cuerpo, aún bajo las más cálidas cobijas; sin tus sonrisas que contagiaran un poco de alegría a mi rostro nublado.

El sol pudo vernos dar una vuelta entera alrededor de él, sin cruzar mirada, sin escribir letra, sin pronunciar palabra. Pero nuestros corazones seguían latiendo al unísono, nuestro destino, el mismo.

Aquellos helados días han quedado atrás. Hoy mi amor, tus abrazos, besos, caricias, han provocado que mi corazón a punto de extinguir su flama comenzara a arder, duplicando su fulgor. Para llenar cada una de mis células de sangre nutricia de tus miradas dulces, de tus caricias tersas, de tus besos sutiles. Tu sonrisa en mí no se apaga, vida mía.

Encendida se queda una llama renovada de nuestro amor para no apagarse nunca más.

Bendito caballero galante, amado mío, toma mi mano y avancemos juntos, ven y en un pueblo vacío encontremos magia…

 

 

Con amor tu princesa.

¿Te gustó?

Puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 48

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Dulce Ruiz
Author: Dulce Ruiz

Mujer *** Mexicana *** Medico *** Apasionada de las letras

Dulce Ruiz

Mujer *** Mexicana *** Medico *** Apasionada de las letras

Deja una respuesta

diecisiete − tres =