Saltear al contenido principal

Memorias

  1. Lo mejor de mi semana. Narrador Protagonista.

Star Wars

Ayer fuimos al estreno del Episodio VIII de Star Wars, a pesar del clima terrible que hemos tenido en la ciudad por éstos días, no me pareció una molestia al saber lo que me esperaba llegando a Cinépolis. Allí estaban, un arsenal de personas portando uniformes de la resistencia y tantos otros caracterizados de diversos personajes. Presentes las viejas generaciones, que vivieron en su niñez la llegada de los Jedi. También los jóvenes, quienes crecimos guiados por ellos y ahora sostenemos los botes coleccionables de palomitas y los novedosos vasos de Bb8.

La película empezó. Se escucharon los gritos de júbilo de los presentes, seguidos de un respetuoso silencio al comienzo de los diálogos, ¡Allí es cuando recuerdo por qué me trasnocho para asistir a cada premier que me es posible! Siendo eventos programados a mitad de semana en un horario tan imposible, los que nos encontramos allí somos verdaderos interesados en lo que se proyecta en la pantalla.

Podría asegurar que todos lo hemos experimentado, teniendo mucho o poco de cinéfilos.  Las exclamaciones de asombro, alegría o decepción son uniformes, todos se encuentran en contexto y se dejan llevar por la película como no podrán hacerlo en una función distinta. Se trata de un momento especial para nuestra familia, la clase de detalle que nos alegra la semana y nos contagia el entusiasmo posiblemente experimentado por papá cuando asistió al estreno de los primeros episodios.

Me encanta, porque la sonrisa se queda grabada en nuestros rostros mucho después de haber terminado la función.

2.   Lo peor de mi semana.  Narrador focal.

Días de Diciembre

Era una mañana fría, el celular indicaba -6 º con probabilidades de lluvia. Paulina asomó la cabeza por las cobijas y extendió el brazo para devolver el despertador a la mesita de noche. Al levantarse, decidió no quitarse la pijama. Se deslizó como pudo dentro del pantalón y calzó las botas más espaciosas para dejarse también los calcetines de peluche puestos. El clima, en ésta ocasión, arruinaría por seguro sus planes.

Cada tarde de los Martes y Jueves lo dedicaba al club de lectura infantil. El mes anterior se habían inscrito una cantidad considerable de pequeños, había reunido suficiente para un regalo de navidad decente, ¡A sus hermanos les encantaría! Si aquello se hubiese repetido en Diciembre habría significado la primera navidad en que compraría, para sus padres, aquello que deseaba obsequiar y no lo que su presupuesto le permitía.

Pero las inscripciones al club Decembrino eran ese mismo día, y ningún padre de sano juicio llevaría a sus hijos a la clase con aquél clima del demonio. Adiós regalo navideño de papá, el tostador de Darth Vader tendría que esperar.

La mañana transcurrió lenta en la oficina, todos se congelaban, ella no dejaba de estornudar. Pronto fue consciente de que se había resfriado, lo que le impediría adelantar los audios que le habían pedido que grabase. Como predijo, de sus usuales nueve alumnos sólo uno apareció a mitad del tormentoso día. No pudo evitar sonreír cuando el pequeño, Edel, le dijo que tenía muchas ganas de estar allí, pero que sospechaba que ningún otro niño se inscribiría por el frío.

Ciertamente, la presencia de Edel era algo conmovedor y auténtico. No suficiente para adquirir el tostador, pero si para sentirse completa y dispuesta a continuar con la lectura de El Cascanueces y el Rey de los Ratones.

3. Lo que espero para la próxima semana. Narrador remitente.

La historia que pediste

Hace un mes, exactamente, que me pediste escribir una historia para ti. Lamento no haberla entregado cuando viniste a la conferencia, comprenderás que yo tampoco estaba de vacaciones. Apenas llegamos a nuestra ciudad empezamos a trabajar de lleno en las tareas pendientes y nos enfrascamos en sacar adelante los compromisos que, llegado el día 22, no podrán resolverse. Es lo malo de las vacaciones, uno debe adelantarse a ellas o pasarlo terrible durante las fiestas.

Lo bueno de esto es que llegado el momento lo único para lo que tendré cabeza es para ese relato que tanto ansías leer, ya me explicarás el porqué de un encargo tan caprichoso, ¡Pero no lo digo a modo de reproche! me encanta el interés que has tenido por mis personajes y mis insípidos villanos, podrías ayudarme con ese punto, ¡A crear némesis ideales para mis héroes!

Como vas en carretera es posible que no leas la biblia que acabo de escribirte, tal vez estés entrando a Durango y pensando en que, para estas alturas, lo que pediste ya estará terminado. Si, espero que tengas razón, la semana entrante cierran las oficinas y los personajes de los que te hablé antes harán el despliegue de sus hazañas en el papel.

Literary_Pau

Mi canal de YouTube y página en Facebook se llaman Literary Compass. Soy BookTuber y promotora de lectura. Mi lema es: El mundo está hecho de historias.

Volver arriba