Saltear al contenido principal

Mamá, toda una maestra

No puedo ignorar este sentimiento cada que veo a ese ser hermoso a mi lado, siempre preocupándose por mi, pensando en lo mejor que puede hacer por mí, creyendo que nada es lo suficientemente bueno. Nunca abandona su papel y todos los días me nombra en sus oraciones, ¿qué más podría pedirle a la vida si ella es casi demasiado para lo que merezco?

No hay duda de que las madres son increíbles, tienen una fuerza y amor más grandes que una galaxia entera, sin caducidad alguna. Me pregunto a mí misma si podré ser capaz de devolverle todo lo que me ha dado durante estos 23 años, sé que ella nunca me pide nada, simplemente que no la olvide y la llame una vez al día para saber si estoy bien. Eso es verdadero y puro amor, no creo que el amor de pareja pueda llegar a esa nivel, a menos que tengas a alguien que te convierta en su mundo compartido y te ame más que al estilo romántico, cosa bella pero difícil.

Pero sin desviarnos del tema… tu madre, esté viva o ya no presente, ella no se cansa de cuidarte. Por fortuna la mía aun vive y me acompaña en esta aventura de vida que nadie entiende pero trata de llevarla de la mejor forma posible, siento que gran parte de lo que soy es gracias a ella, mis éxitos, mis mejores momentos, mis lágrimas, en mis sueños… donde quiero que ella siga allí acompañándome, en un viaje interminable, donde no se necesita nada más, es casi perfecto, casi irreal… pero soñar no cuesta nada.

Como desearíamos que nuestras madres y seres amados fueran eternos… pero cuando dejan este terreno es difícil aceptarlo, creemos en la muerte como el verdadero fin. Sin embargo yo lo miro de un lado más positivo, lo imagino más como otro viaje donde esa alma que se aleja espera el momento para iniciar otra vida. Mi madre, vaya… creo que un hijo nunca está preparado para su ausencia, es como un lazo, algo así como el “lazo rojo” pero materna; por más edad que cumplamos se mantiene vigente, desde que estamos en esa cuna embriológica, desde la concepción.

Sé que no hay que generalizar, cada madre quiere diferente a sus hijos y, el hecho de concebir no significa que vas a ser la mejor madre (sólo lo menciono por aquellos casos donde las mujeres no quieren a sus hijos, que es algo difícil de creer pero sucede). Sin embargo, ¿una mujer en embarazo no se emocionará al pensar que lleva dentro de sí una creación de sus propios frutos?

Hmm… sé que es cuestionable, no tengo hijos así que no sé mucho del tema. De lo único que estoy segura es que mi madre es más de lo que podría pedir, y siempre voy a estar agradecida por ello, nunca quisiera defraudarla, es la mujer que amo y eso jamás cambiará.

TE AMO MAMÁ, siempre has sido el ángel de mi vida, mi guardaespaldas, mi mejor maestra y amiga.

https://www.youtube.com/watch?v=8lkIBaR_sNQ

 

Acerca del autor: Juliana García

Soy una chica de Colombia que ama escribir, me encantan la música y el baile. Sin religión a la cual seguir, creo que la libertad y sentirse tranquilo es igual a la felicidad. Amar es algo que nos mueve, estoy segura que es lo mejor que puede existir en esta vida. 🙂

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Sin comentarios aún

Juliana Garcia

Soy una chica de Colombia que ama escribir, me encantan la música y el baile. Sin religión a la cual seguir, creo que la libertad y sentirse tranquilo es igual a la felicidad. Amar es algo que nos mueve, estoy segura que es lo mejor que puede existir en esta vida. :)

Volver arriba