Lubertad

  1. Hola, aún recuerdo la ultima vez que nos vimos, tu reías y me contagiaba de tu mirada risueña, me decías que esto iba a ser momentaneo, temporal, efimero, y ya ves, vamos ya mas de 15 dias, la verdad ya almenos empiezo a empatizar con personas que en algún momento perdieron su libertad por culpa des sus inpensadas acciones y su absurdo ego, pero también comprendo el inocente dolor de esas criaturas (animales), que estoy seguro hasta el día se hoy se preguntan que hicieron para merecer semejante arrebato de libertad.

    Te saludo porque quiero saber, como te encuentras, saber con que reemplazaste aquellas tardes de platica y carcajadas, aquellas noches de miradas mas no de palabras, se que no es facil, quizá la rutina nos ahoga, y la sensación perturbadora de preguntarnos hasta cuando viviremos escondiendonos como ladrones en las sombras del hogar, no se.

    Pero sabes algo, como mi padre siempre me decía cuando yo me ahogaba en un vaso de agua, el decía “no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista” con esto quiero decirte que llegará un día donde tras el eco de un suspiro y un sorbo de un café, en nuestros labios se dibujará una sonrisa diciendo “se acabó” por eso te digo que no desesperes que para que exista belleza, primero tiene que haber caos, prometo volver a verte y cuando lo haga, te daré un abrazo y te susurrare al oído, “Lo vencimos, querida lo vencimos” hasta ese día, cuidate, yo no te olvido y se que tu a mi tampoco.. 

0

Deja una respuesta

14 − catorce =