LO TENGO TODO

Querido amigo DHJVALDERRAMA

El día de hoy me paso algo muy particular y, me gustaría compartirlo contigo. Al salir hoy de mi trabajo, escuché a dos personas comentar: “él lo tiene todo”. Buen título profesional, trabajo estable, una espectacular familia, casa, carro y un talento único para el diseño.

“Lo tiene todo”… pienso en eso y la verdad, más siento, que no tengo nada.

Todo lo que tengo son anhelos enterrados, en los hoyos mas profundos, del cual no puedo ahora sacarlos. Mis sueños se esfumaron, ahora vivo en el limbo existencial, en el cual floto todo el tiempo, divagando entre pensamientos, en los cuales, queriendo, organizo proyectos de mi vida inconclusos, más sin embargo, siguen sin poder salir de la gaveta.

El tiempo para mí no existe, ya que no tengo para nada, más tengo para todos. Suena algo ilógico e irónico, pero luego me pregunto, ¿Cuándo podré escribir la canción que vino a mi mente hace unos días?, ¿Cuándo podre cantarla, grabarla y ofrecerla a los oídos del mundo?, ¿Cuándo podré escribir los textos que invaden mi mente, uno tras otro, día y noche, y así, poder escribir la obra maestra que tanto he anhelado?

 “Lo tiene todo”, mas no tengo tiempo, y sin él no tengo nada.

Ante los ojos de los demás sería tal vez cuestión de organización o tal vez de planificación diaria. Solo me sonrío y pienso, ¿que podrá hacer un hombre para en tan solo 24 horas, ser eficiente en su trabajo, aún cuando a veces las extenuantes jornadas se extienden a más de 12 horas? Atender las necesidades de su casa, ayudando en las tareas del hogar, ser padre de 3, y dedicarle tiempo a cada uno según las necesidades que su edad requiere. Ser esposo y suplir las necesidades emocionales, físicas y mentales de mi amada, y por ultimo, y no porque sea menos importante, atender a nuestra mascota.

Si alguien tiene el secreto para que el minuto tenga noventa segundos, y el día tenga treinta horas, sería bueno lo compartiera. Aunque sé que solo Dios, es quien controla el tiempo, y por Él el tiempo no pasa jamás.

De pronto y sin más, vienen a mí, esas palabras escritas hace mucho, por el hombre más sabio que ha podido existir; Salomón, en Eclesiastés 3:1. Dice: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”.  Hay tiempo para llorar, reír, cantar y escribir, mi tiempo ahora, es para lo más importante que pueda existir, y eso es mi Familia.

Debo ser ejemplo de mis hijos, ayudarlos a crecer en sabiduría y gracia, estar presente y activo en cada una de sus etapas. Ser esa piedra angular que fortalezca la entrada de sus corazones, para que nunca jamás, salgan a buscar menos de lo que yo como padre, les di.

Y junto a todo esto, hacer un cúmulo de vivencias y experiencias únicas, que un día, sirvan y nutran, aún más, la gran obra maestra que estoy por escribir.

1

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Hermoso escrito. Estás haciendo lo correcto y Dios te recompensará con terminar de alcanzar cada uno de tus sueños y aspiraciones. Pronto tendrás tu obra maestra completada.

  2. romina

    Relee el texto. Busca la belleza de la palabra, dónde veas repetición, trata de decirlo de una forma nueva.

Deja una respuesta

4 × 4 =