LAVANDA

Frío y sueño, sueño y frío. Es un círculo vicioso

Si me quedo dormida, olvidaré que dejé prendida la luz, aunque mucho no se notará, porque en mi mente, tu luz brillará más.

Con el frío, me pasa algo parecido, el sueño tal vez se vaya, pero olvidaré que tengo frío cuando te encuentres conmigo, porque tus manos sabrán tocar y dar calor a las mías, mirar tus ojos es todo lo que necesito, para olvidar todo lo que hoy pasó, también al frío y al sueño.

Mi familia pensar√°: ”¬øComo es posible ba√±arse con tanto fr√≠o que hay?”. Pero yo pienso diferente: ”¬øSi mi piel no es purificada, entonces como quedar√° impregnada en ella el perfume y su olor?”

Me gusta estar limpia, aunque el agua me hiele las manos, para oler a Lavanda, cuando llegues a mi lado. Me da mucha ilusión, que cuando te conozca, me recuerdes por ese delicioso olor a Lavanda, que te duermas a mi lado, que sea testigo de tu serenidad, para así en la mañana poder comprobar, que realmente fuiste real, que el fin encontré a quién a mi lado estará.

0

Deja una respuesta

cinco × dos =