Saltear al contenido principal

Las enfermedades no son solo físicas…

Ella era una mujer que aparentaba ser fuerte, pero con un alma destrozada, inspiraba confianza, pero estaba llena de inseguridades. Se enamoró de la persona equivocada, la traicionaron, sufrió, y su cuerpo pago las consecuencias de su tristeza, pero siempre llega alguien que te arregla todo, hasta el corazón más roto, despertó y volvió a sonreír.

 

No olvido ese día, mi madre me obligo a ir por una respuesta que ya conocía, ingresamos al laboratorio me tomaron una muestra de sangre y el resultado fue positivo, iba hacer madre, aunque por fuera sonreía por dentro estaba aterrada ante la idea de los cambios que vendrían y las cosas que debía dejar de hacer, tal vez no me sentía preparada, me tranquilizaba la idea de que el padre estaba, pero esto no duro mucho tiempo.

Me fui a vivir con el padre de mi hijo, y un par de meses después, me había traicionado, andaba con otra mujer, no quería irse de la casa donde vivíamos y yo no tenía a donde ir, mis días estaban llenos de torturas y comentarios negativos, empecé a reprocharme de que me habían cambiado por otra porque no era buena mujer, porque no era capaz de hacer feliz a mi pareja; el me echaba de casa cada vez que podía, hacia mis horas imposibles, y al hablar del porqué me había dejado cuando más lo ocupaba,  e intentar comprender qué había hecho mal, decía que me dejaba porque su amante era más bonita, más joven y no estaba tan gorda como yo.

Trate de ignorar toda la situación hasta después de mi embarazo, tome la fuerza para marcharme en cuanto mi hijo nació, pero sus palabras resonaban en mi cabeza una y otra vez, empecé a padecer de gastritis, los dolores eran leves, sin embargo ante mi tristeza y baja autoestima por todo lo que escuche mientras viví con mi ex pareja que marcaba mi vida, me descuide, subí de peso, deje de preocuparme por mi salud, deje de interesarme en la vida y solo deseaba que acabara, en otras palabras mi cuerpo sufrió el daño psicológico que tenia acumulado.

Tanto descuido de mis comidas, horarios, o incluso la depresión de no querer comer en todo el día trajo sus consecuencias, no solo subí de peso, si no también que la gastritis empeoro, la colitis se adjuntó, y aunque intentaba ir al gimnasio, me daban nauseas, se me bajaba la presión, los dolores de cabeza eran fuertes, hay semanas que pasaba medicada e incluso debía continuar por mas días. Iba al doctor y los medicamentos ya no hacían efectos, debía buscar doctores privados y comprar en la farmacia nuevos tratamientos.

La incomodidad de los dolores me obligó a cuidarme con las comidas, y empecé a salir adelante, a preocuparme por mi persona, e ir poco a poco desechando de mi vida las comidas que dañaban mi estómago, pero necesitaba también cambiar mi mentalidad.

Empecé a hablar conmigo misma, y a superar todas aquellas palabras que me causaban tristeza y desahogaba comiendo, lastimándome sin cuidar mi salud, te conocí ya cuando mucho de esto ha cambiado, me medico muy pocas veces ahora, y me he esforzado por continuar haciendo ejercicio y cambiar mi alimentación, busco ser mejor no solo por mí, sino también por lo agradecida de encontrar alguien como tú que me acepto con mis problemas, y que jamás le importo que tuviera unos kilos de más, o que a veces compre comida chatarra cuando salimos.

Acerca del autor: Royleni Villegas

y si te digo que existen las chicas que aman no solamente los libros, si no también los vídeo juegos, las películas de superhéroes y la aventura, las que no le temen a la velocidad, pero disfrutan una noche de estrellas en el silencio de algún lugar lejano, me creerías?

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Sin comentarios aún

Royleni Villegas Segura

y si te digo que existen las chicas que aman no solamente los libros, si no también los vídeo juegos, las películas de superhéroes y la aventura, las que no le temen a la velocidad, pero disfrutan una noche de estrellas en el silencio de algún lugar lejano, me creerías?

Volver arriba