Saltear al contenido principal

la luz de la existencia de una navidad.

un sueño, no lo se. pasaban las horas llenas de vida, de amor de trabajo y esfuerzo, ver como la vida de una familia navega sus sueños al borde de una colina, cerca del sonido de un rio, el despertar con el canto de las aves, y el arrullarse con sonido de animales nocturnos. los días, los meses y los años se convertían para mi en un momento normal del disfrute de la creación, cada día  para mi era el volver a nacer, todos los sonidos se mesclaban en la noche y en el día.

Sentir el amor de mama y papa, reflejado  solo en su mirada, digo que ha sido como sentir la mirada de Dios reflejado en todo su esplendor y su misericordia, su providencia siempre presente.

llego la noche del gran descubrimiento, en medio de los muchos sonidos y ruidos que oscurecían los oídos tratar de descifrar de donde viene y que lo produce era muy difícil, las ganas de dormir se evaporaron como el agua que sube a las nubes después de un fuerte aguacero. Empezando despertar el sentido de ESCUCHAR, muy cerca de mi están los sonidos de los grillos, las ranas, los perros ladran, se escucha cierta música alegre y una que otra explosión, en tratar de escuchar quedo dormida, pero también queda la curiosidad de una niña de saber que estaba pasando en aquel tiempo y que estaba pasando muy cerca de hay.

el nuevo amanecer llega y con el llegan las preguntas, los días son tan llenos de tranquilidad, amabilidad y generosidad, llegan las preguntas, mami … porque este tiempo se escuchan los sonidos de música y un ruido  de explosiones, las miradas de mis padres se fijaron entre si y un silencio total inundo aquel momento, mis padres me dicen lo siguiente, este mes es un mes como todos los demás, tiene algo especial, las familias se preparan en amor unidad y oración para recibir al niño Jesús que ha nacido  en un pesebre, en recuerdo de hace muchos años. cada año  principalmente en 24 de diciembre es su día para nacer en  el corazón de cada persona en recuerdo, ah que bueno mama, debió ser un buen hijo para que lo recuerden con tanto amor, si muy buen hijo.

esta respuesta había calmado mi curiosidad, era un día sábado 24 de diciembre, no esperábamos nada mas,  si no que pasara el día como todos los días, lo hermoso era que mi padre salía a traer los alimentos para la semana, lo esperábamos con mucho afán porque cuando el llegaba nos íbamos con mis 3 hermanos papa y mama para el rio, eso era lo mas emocionante.

transcurridas las horas, escuche el sonido de un carro frenando, al instante que nos preparábamos con mis hermanos para ir a encontrarlo, mi madre nos detuvo y nos dijo esperen aquí talvez no sea.

luego dice vayan a ver quien llego,  corrimos, abrimos la puerta y mi padre me mira y dice, que raro anoche llego el niño Jesús y algo dejo en el árbol del patio, corran busquen, jamás en mi vida había mirado algo semejante, una muñeca mediana, corrimos emocionados la bajamos, la mire, la abrace, miraba sus ojos hermosos, le cambie de peinado, de la felicidad también me asuste porque al recogerle el cabello note, que no tenia mucho cabello, estaba calva, me reí   mucho, dije esta muñeca esta un poco enferma le daremos de comer, y entre chanza y chiste mis hermanos encontraron también sus carritos. fue un detalle inolvidable ya que en la escaches de dinero Dios toco sus corazones y tuvieron un detalle extra con nosotros,  y pudieron hacer de esa navidad una semilla que se sembró y creció tanto  que desde siempre mis padres nos enseñaron que la mejor navidad es cuando se silencia el corazón del odio y del resentimiento, se alimenta el corazón de carne,  capaz de sentir amar y perdonar para así dejar que Dios atreves de Jesús nazca siempre en cada uno de nuestros corazones, por eso será siempre la luz de la existencia de una navidad.

Acerca del autor: sara michell rodriguez villota

Me gusta leer y escribir me encanta.

Sara

Me gusta leer y escribir me encanta.

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Sin comentarios aún
Volver arriba