KARA

Capítulo 1

Flama divina

 

El sentimiento infinito no puede ser expresado

Las palabras de mi boca no llegan a su altura

Necesita diez mil poemas para ser declamado

Y 13 vidas para entender lo que tanto has anhelado.

 

La flama de tu alma, es la fuerza de tu amor

La pasión de tus besos, combustible para su resplandor

Tu princesa, su llegada, está escrita en tu destino

Tu caballero, su llegada, en el momento más inoportuno.

 

Sabrás que es amor, hasta que lo viva tu corazón

No temas al sentirlo, el dolor no es el protagonista

Riega el hermoso jardín de tu pecho

Y veras como tu amor es el autor de la hermosa obra en tu interior.

 

Es momento…

¡Momento de escribir tu historia de amor eterno!

 

                                                                       – Guadalupe Montiel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La luz de la bella tarde se había marchado, la luna se miraba con más claridad, las estrellas cada vez brillaban más, los grillos aclaraban su cantar, sus notas componían una hermosa melodía, me encontraba recostado sobre mi cama pensando en miles de cosas que no podía siquiera centrarme en una sola, cuando al fin una sola idea se hizo presente…

¡Era ella! con quien yo tuve un solo sueño no estaba seguro si fue en esta vida o en una de las pasadas, ni siquiera solo la presencié, era tan bonita como imaginé, una mágica combinación de cabello lacio y risado, unos ojos con brillo igual al de la luna, unos labios que parecían decirme: “Te quiero” con unos modestos y grandes grades ojos, resaltaban el color de lo que yo llamo luceros, pero… ¿Por qué? ¿Por qué había aparecido en mi mente otra vez? No lo entendía, no sabía si ella existía, aún que claro para mí era el amor de mi vida ¿Quién se cuestiona sobre el amor de su vida?

Hace tiempo había leído un artículo dónde se hacían presentes las “Almas flama” no conocía mucho de ello, solía conocer las almas gemelas por qué de pequeño mi hermana mayor mencionaba que yo lo era para ella, dormíamos juntos y me abrazaba, sentía el calor de su cariño, un claro ejemplo de calor de familia, tomé mi computadora y abrí la página donde había encontrado la información era sencilla pero clara:

“Una alma flama, es aquella que representa un lazo de amor lo suficientemente fuerte para proyectarse en nuestra vida siguiente, se conoce hace eones, está tienen un karma compartido que debía ser limpiado, es con estás almas con las que aprendemos del amor en toda su magnitud…”

De pronto otra interrogante aparecía

      ¿Qué tal si la chica con la que tanto soñaba era mi alma flama?

      ¡Cállate! Dije dentro de mí, con un tono seco e imponente ¿Cómo puedes pensar algo así, si ni siquiera sabes si existe?

Solo imaginaba que algún día podría tener la relación que tanto esperaba, durante tiempo veía como las personas complementaban su felicidad con una pareja, no le di mucha importancia al pensamiento así que seguí leyendo el segundo párrafo del artículo detenidamente:

“Cuando existe una conexión real entre dos almas ni el tiempo, el nacimiento o incluso la muerte pueden destruir los lazos de amor. En esta vida cuando alguien se encuentra muy enamorado de otra persona y el amor perdura lo más probable es que hayan estado juntos en el pasado, en otras vidas anteriores.”

Parecía que mientras más leía más quería atacarme, cuestionarme lo inexplicable, quería encontrar respuestas en mí, cuando yo mismo las desconocía, me detuve un momento, se presenció por mi mente un pensamiento en el que por primera vez me encontraba de acuerdo:

Cuando juran amor en un altar mientras crean un lazo de matrimonio con su ser amado, suelen decir: “Hasta que la muerte nos separé” ¿Sabrán acaso que, si aman de verdad, puramente, ni la muerte podrá separarlos? El amor es algo tan grandioso que apenas podía creer, no tenía límites, no tenía barreras no había algo tan grande que pudiera serle comparado, el amor verdadero no podía ser definido, por que quien lo expresa son nuestras almas, sin palabras, con caricias.

“Las almas flama son, justamente, las únicas que pueden llegar a lo más profundo de nuestro ser con la fuerza necesaria para destruir nuestra fantasía idílica. Por ende, estas no son relaciones fáciles sino todo lo contrario, son relaciones muy difíciles que nos llenan de sufrimiento e incertidumbre. Tienen una facilidad para toparnos donde más nos duele y para golpearnos hasta que los pilares del condicionamiento se desmoronen. Nos ayudan a renacer a nuevas realidades no sin antes pasar por un gran sufrimiento como consecuencia del enfrentamiento interno que generan.”

Termine el párrafo, pero una nueva interrogante aparecía:

      ¿Entonces las almas flama generan sufrimiento?

Siempre he dicho que el dolor es parte de aprender a amar, no del amor, amar no duele, es el sentimiento más mágico que cualquier ser humano es bendecido con recibir, cuando aprendes a amar generas dolor en tu pareja, así mismo te generan dolor, este es el karma compartido que ambos están limpiando, mientras más aprendes a amar, más puro se convierte tu amor, existe el dolor útil, aquel que te hace mejorar, te motiva a pulir las pequeñas ralladuras que tiene el hermoso esplendor de tu alma, para que brille en su máximo potencial, así brillaras solo y podrás brillar en conjunto de una manera preciosa, cada persona en el mundo tiene este resplandor, tú lo tienes en tu alma y yo en la mía, todos podemos pulirlo para que brille de la manera más pura, por otro lado existe el dolor que yo denomino basura, aquel que te deja en modo piloto automático, este te hace sentir en un agujero endeble del que no puedes salir si no es con tu propia voluntad, te deja estancado si lo permites, crea inseguridades y problemas emocionales, es importante identificar cada uno de estos dolores, pues con ellos puedes aprender a brillar o minimizar tu brillo.

Cuando creía que había terminado el artículo, al final estaban escritas unas pequeñas letras, que apenas detenidamente podía ver, decidí bajar la página para descifrar qué era lo último con lo que podía debatir, acerque mi vista a la pantalla, no era un texto muy grande era algo pequeño, pero con fuerte y magnifico significado:

Considera este último pensamiento

“Esta es la vida pasada del futuro, así que puedes comenzar hoy tú historia de amor eterno.”

No había más, ni una explicación ni un por qué, mucho menos un significado, esto último realmente me había dejado impresionado.

      Una vida pasa del futuro… – Repasaba una y otra vez –

Comprendí que la explicación no se encontraba en el significado de la oración, sino más bien en la esencia de ella, mi historia de amor eterno debía seguir escribiéndose y yo sería encargado de intensificar la esencia para que el destino pudiera seguir plasmando sus palabras, en el libro de mi vida, donde los capítulos eran escritos constantemente, día a día.

La noche caía, el cielo se oscurecía cada vez más, se pintaban en las bellas iluminaciones, mi madre me había llamado a cenar, pero no quería hacerlo no tenía ganas, mi apetito no se hacía presente, solo perdía el tiempo pensando en…

 ¡Exacto! En nada no podía centrar mis pensamientos, sentía una emoción incontrolable como si supiera que algo pasaría próximamente, dentro de mi pecho revoloteaban una y otra vez las magníficas mariposas, eran precavidas al causar la sensación, eran placenteras con un gran misterio, sus alas rozaban finamente cada parte de mi estómago, no era la primera vez que me sentía así anteriormente ya había tenido sensaciones mágicas y un tanto extrañas, como aquellos  déjà vu´s y sueños que me indicaban alguna parte que viviría en un futuro, podría ser un día después de que lo soñarra, unas horas o incluso semanas o años, era una ruleta que siempre paraba en el momento que debía parar, estas sensaciones me causaban miedo, pero con el tiempo aprendí a utilizarlas a mi favor, mi espíritu era temeroso pero en su interior ocultaba un sinfín de sorpresas que estaban ordenadas para salir.

Las vacaciones de semana santa no serían muy largas, solo faltaba 1 semana para regresar, pensaba que mientras no pudiera controlar mis sentimientos, estás tendrían un plazo más largo para mi mente, decidí no pensar más, dejar de hablar conmigo mismo para irme a descansar lo necesitaba, estaba somnoliento, casi cayéndome del sueño, guarde mi computadora di gracias a Dios por un día más y finalmente caí dormido.

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Deja una respuesta

diecinueve + 19 =