Experimento algo nuevo

Que difícil me resulta expresar mis sentimientos, entre palabras me enredo y prefiero no hacerlo, sin embargo… lo voy a intentar porque esto es real y no lo puedo ocultar…

Estos últimos días he sentido emociones diferentes algo tan fuerte que no puedo ignorar…

¿De dónde vienen estás emociones? Me han dicho que del corazón, pero no lo creo, si es un simple órgano primordial del cuerpo, sin embargo late aceleradamente cuando te ve llegar; ¿Será mi cerebro el que crea todo esto? Esta confusión que simplemente hoy te confieso; hay momentos en los que mi cuerpo se estremece, entonces toco mi pecho cruzando los brazos y experimento un cosquilleo, esto sucede cuando recuerdo tu caballerosidad y sutil coqueteo.

Siempre me había sentido segura a tu lado, comprendida en mis ocurrencias, con un cómplice en mis locuras, esa comodidad cuando reímos y aprendemos juntos, la ausencia de temor a que ambos seamos honestos y a denotar nuestras fallas para mejorar, pero… Esto es nuevo, quiero hacerte sonreir siempre, siento un vacío si no estás, cuando nos damos un abrazo pareciera que más allá de tu cuerpo siento tu espíritu, existe ese confort, a parte de las cosquillas que me provoca tu barba, esa que tanto llama mi atención, mirar tus ojos es viajar por mil dimensiones y ver maravillosos lugares, visualizar pureza y humildad admirar historia y verdad…

Tomar tu mano nunca me había parecido algo impactante, luego sonríes y me animas a correr a pesar de conocerme bien y saber lo difícil que soy para este tipo de actividades, sin embargo en ese momento me transportas al pasado, entonces recuerdo el día en que te conocí, aquel día en la feria de libros cuando desesperadamente quería conocer el club de lectura de mi novela de ficción preferida, busqué y no había nada, de repente te vi con la túnica de Slytherin, quise acercarme, pero siempre que debía hablar con alguien desconocido me ponía nerviosa e insegura; no obstante sin pensarlo tanto me acerqué a preguntarte si pertenencias al club, escuchaste atento, sonreiste y afirmaste, mencionaste que ya habían terminado y creo que la expresión de decepción en mi rostro te conmovió tanto que me pediste mi número de celular para informarme acerca del club, nos despedimos y esa misma noche me escribiste desde entonces empezamos a hablar, a frecuentar, aún sueles venir a casa pidiendo permiso para salir, creo que no muchos hacen eso…

A veces me parece exagerado cuando hablas de mi como si fuera maravillosa, ¿O lo soy para ti?, ¿Es así como me ves?, porque… confieso que he llegado a verte de la misma manera, me gusta tu seguridad, tu libertad, me pareces extraordinario por ello te pido no dejes de sonreír aunque las cosas se vean mal confía en ti, se valiente y si sientes decaer ahí estaré para apoyarte, para darte un abrazo que si sientes frío te abrigue, si estás triste te de consuelo y que te permita percibir lo que siento… adoro ser paciente contigo, que aunque no destacamos los mismos intereses me sorprende aprender de los tuyos, tenerte presente en cada oración es esencial y saber que es recíproco me parece especial pues ahora contigo escuchar música provoca otra alegria y libertad, bailar tiene otro color, leer un libro posee más magia y dibujar tiene otra inspiración…

¡Santo cielo!  ¿Cómo explicar lo fuerte de está sensación? pues sucede que esto ya no se trata de sólo una genuina amistad, es algo más y lo sabes ¿Cómo no lo había visto antes? Tú lo sentiste primero, así que por favor dime, acaso… ¿Es amor?, a pesar de haberme burlado de él, de mencionar que es relativo, que la cursilería no me da, que prefería evitarlo y ya; ahora… ahora está frente a mi y es por ti… me siento tonta y nerviosa, si se trata de ese sentimiento por favor ayúdame a comprenderlo a quitar este miedo y demostrarte lo que siento…

¿Te gustó?

Puntuación 4.6 / 5. Recuento de votos: 21

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Deja una respuesta

diecisiete − diez =