Reto #5: Enemigo silencioso

Destinatario: karennia2

¡Hola compañera! Te mando un caluroso saludo desde Costa Rica, he leído tus textos y no me queda duda de que eres una persona valiente que lucha por sus sueños, algo envidiable.

Quiero aprovechar este espacio para hacerte una confesión, me encantaría que la leyeras, pocas personas conocen esta aflicción mía. He decidido compartirla contigo.

Desde hace ya bastante tiempo he venido cargando con un “enemigo” en mi interior, lo resalto porque así lo percibo, aunque no estoy del todo seguro de eso. Ha estado presente tanto en mis alegrías más vívidas como en mis tristezas más profundas, también ha sido anfitrión de mis desvelos y necesidades.

Para darte un ejemplo, cuando salgo a la calle sea cual sea el motivo me sobrevienen un cúmulo de sensaciones muy intensas, siento que los demás me miran mientras camino, mis piernas se tensan, la respiración se acelera a mil y empiezo a transpirar, poco a poco voy perdiendo control de mi cuerpo y no me queda más que continuar en mi andar tratando de “ocultar” esas sensaciones, porque dentro de toda la maraña de emociones deseo en lo más profundo que nadie se de cuenta de mi estado, pues siento vergüenza e incluso he llegado a considerarme como alguien anormal.

Si alguien me detiene me cuesta mucho trabajo mirarlo a los ojos, hago el ademán de escucharlo sin escucharlo e invento algún pretexto sin sentido para “escapar” y continuar mi camino, me es muy complicado sostener una conversación cuando no soy yo el que la inicia, es raro lo sé, créeme que no comprendo que me pasa.

Si llegaste hasta acá quizás relaciones estas descripciones con algún trastorno, y es precisamente eso, es duro porque las personas suelen vincularlo con una timidez excesiva, pero es mucho peor, considero que sólo el que lo experimenta conoce realmente la gravedad del asunto. Hablo de la ansiedad, los médicos lo llaman de muchas maneras, pero ese es el término universal.

Este padecimiento ha truncado mi vida social y afectiva; el hecho de levantarme y afrontar cada día requiere de un esfuerzo titánico. 

Por fortuna, existen personas maravillosas que con un gesto te regalan una bocanada de esperanza, son como velitas que se encienden en la más recóndita oscuridad. Y acá sigo en pie de batalla, no tengo la más mínima intención de rendirme, ¡no existe!

Agradezco mucho tu atención y espero que te encuentres bien.

Mis mejores deseos.

Fabio.

fabmana
Author: fabmana

1

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. karennia2

    Estimado Fabio.

    Ante todo te agradezco, por haberme escogido como destinatario. Me siento muy honrada.
    He visto muchas personas pasar por lo que tú estás pasando, sin embargo, pocas me han transmitido la determinación de tus letras. Dicen que el primer paso para salir de un problema es reconocerlo, y tú has tenido la valentía de hacerlo. Sigue enfocándote en los pequeños detalles, así como lo estás haciendo, a veces son los pequeños gestos que hacen la diferencia, sigue alimentado tu alma y le pido a Dios que te inunde de su paz y que ilumine tu caminar. Él siempre tiene un plan para todo y sé que para tu vida lo tiene de igual forma. Un abrazo!

    1. fabmana

      Muchas gracias por esas palabras, la verdad me reconfortan mucho :). Voy a poner mucho empeño para salir de esto y buscar apoyo por supuesto. De nuevo mis mejores deseos, un fuerte abrazo a la distancia!

  2. romina

    El circulo argumental cuenta con tres puntos, busca identificarlos en tu texto. Y que cada punto tenga la misma fuerza.

Deja una respuesta

dos × dos =