Reto #2: Encuentro con nosotros

Me encuentro en mi habitación, intentando escribir un poco. Pongo una playlist en mi ordenador, tomo el móvil y me recuesto en la cama, reviso redes sociales sin ningún fin, Covid por acá, Covid por allá ¡Qué agotador!

Mi habitación se encuentra iluminada parcialmente por una lámpara led de mediana potencia, la música continúa sonando y mi estómago me aprieta, es como si atentara ligeramente contra mi respiración, dentro de este espacio me viene al recuerdo las tardes en que compartíamos juntos un videojuego u observábamos algún partido emocionante en la tv, me llena de profunda melancolía saber que quizá pase mucho tiempo para que volvamos a tener esas experiencias.

Tomo una hoja rayada y con una pluma me dispongo a plasmar en el papel todo aquello que me sobreviene en la cabeza, me coloco en el escritorio al lado de el ordenador y la música sigue su curso natural provocando en mí un efecto reparador, una guitarra arpegiada y demás instrumentos que me transportan al océano, cierro los ojos y empiezo a sentir esa brisa salobre del mar y el calor que emana del ambiente. Vaya que extraño mucho estar ahí. Quisiera que me acompañaras a escuchar estas melodías conmigo, quizá podamos disfrutar juntos la sensación de estar en la playa.

Abro mis ojos y exhalo profundo, regreso a mi habitación después de esta breve pero hermosa experiencia en el mar. La temperatura está fresca a esta hora de la noche, son casi las ocho y una de las puertas de mi habitación se encuentra abierta, como esperando a que alguien llegue.

Si entraras a mi habitación me descubrirías justo como lo he descrito hasta ahora, en mi escritorio con un cúmulo de hojas y el ordenador justo al lado reproduciendo alguna melodía folclórica, no te asombres de mi desorden, admito que me gusta tener muchas cosas alrededor, si gustas puedes sentarte en la cama de al lado y charlamos un poco, sé que estos días han sido muy distintos por el tema del confinamiento que ha provocado la pandemia, pero podemos compartir un rato ameno.

Mis días han transcurrido con relativa normalidad, he tenido momentos de inspiración y alegría como también de desánimo, pero es parte de la adaptación que estamos afrontando, también me he sentido solo por pasar horas laborando sin ningún tipo de contacto con personas, por eso digo que la música es mi compañía. Algo que me ha ayudado a sentirme sereno y lleno de esperanza es conectar con mi interior, te voy a mostrar como es en este instante, puedes seguirme si estás de acuerdo.

Cierra los ojos y concéntrate en las señales que prevalecen en tu interior, siente la respiración entrar por tus fosas nasales hasta llegar a tu estómago, exhala expirando el aire levemente por tu boca y siente como poco a poco todo se va equilibrando, mantente por un rato respirando y empieza a imaginar un lugar donde quieras estar, conecta con todo lo que te rodea hasta que notes como poco a poco va quedando de lado todo aquello que te angustia y causa temor, vislumbra la serenidad colmando todo tu interior y empieza a mover tus extremidades sutilmente, sonríe y abre los ojos muy despacio. ¿Sientes como todo empieza a acomodarse por dentro?

Este ejercicio es para redescubrirnos a nosotros y encontrar esa esperanza que por momentos creemos haber perdido, de corazón espero haberte brindado un momento especial, sabes que acá estaré para lo que me necesites.

Nos volveremos a reencontrar en algún momento, hay motivos de sobra.

 

 

fabmana
Author: fabmana

1

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Trasladar al lector es hacer como si estuviera allí, viviéndolo, si dices “Si entraras” no es posible que lego le digas “Siéntate”…
    También al inicio dices como quisiera estar en el océano. Y luego dice que regresas del mar… es algo confuso.
    Cuida mucho esos detalles, al lector se lo lleva de la mano. Por ello en este reto, solo debías describir el lugar donde estás, llevarlo allí al lector, fusionando eso con el primero.

Deja una respuesta

once + trece =