En primera bueno, en tercera malo y en segunda para Mary. (MaryMatamoros)

Primera Persona.

Me encuentro algo impaciente. La semana parece estar pasando tan lenta, que me da tiempo suficiente para meditar como solo un loco cuerdo lo puede hacer. ¡Ja! Los miles de minutos parecen durar años, pero no se me hacen exhaustivos. He estado esperando que llegaran estos días. Hace años que no sabía de ella. Debía culminar sus estudios en el extranjero y tardó más de lo planeado, pues, decidió también terminar una maestría. Valientemente me ha tocado ser paciente. Ella siempre fue mi amiga y en secreto mi amor. Me escondí de ella, fue orgullo. Sin embargo, hoy como en forma de sorpresivo milagro, me ha escrito. Me siento ansioso. La espera terminó. Me pidió hacer una videollamada para ponernos al día en todo. Me ha dicho que sigo siendo el mismo gran chico que hace muchos años conoció. Sabe que estoy soltero y también ella lo está.

Estoy a pocas horas de volver a verla…  Puedo recordar el último abrazo que disfrutamos al despedirnos antes que partiera hacia Inglaterra. Hoy en medio de la cuarentena, luego de tanto tiempo ha decidido hablarme. Los milagros y los encuentros siempre parecen ser divinos y tremendamente maravillosos, huele a la magia diciembre, en el mes de abril.

Segunda Persona.

MaryMatamoros:

¡Hola Mary! Nunca soy tan bueno para iniciar conversaciones, pero lo intentaré contigo. ¿Sabes? Leí un poco de ti. Sonreí al hacerlo. Me recuerdas al joven vivaz que era, el que creía en la magia del amor y hacía cualquier locura por él. Me gusta como escribes y puedo sentir un poco de lo que sientes. Tal vez no seamos muy diferentes.

Estamos viviendo la peor pandemia registrada en la historia del mundo y se me hace jocoso el hecho de que en medio de todo esto, estamos aprendiendo a ser mejores. El planeta lo nota. No es un secreto que todos esperamos que se encuentre una cura que pueda frenar el ritmo tenebroso y mortal que el covid-19 está marcando. Tampoco es secreto que aspiramos volver a nuestras vidas normales. Pero mejor que toda esa aspiración, es creer que la raza humana podrá sobrevivir al enfriamiento de corazones que estaba matando el amor.

Ojalá este gran golpe del universo, sea el que nos haga pisar firme para darle un mejor futuro a nuestras vidas.

Tercer Persona.

Dhierich abrió sus ojos. Tuvo una mala noche. Una de insomnio. La fuerza de las aguas de sus sentimientos estaba al máximo. Antes de entrar a su recámara recibió un correo del decanato de la Universidad Latina De Panamá, uno de sus proyectos finales apareció como inconcluso. Él sabía lo que había hecho, era imposible que eso estuviese ocurriendo. Completó cada uno de los puntos a alcanzar en dicho proyecto y parecía una mala broma esa de que estuviera inconcluso.

Semanas atrás tuvo problemas con la Licenciada en Derecho que impartía la cátedra. Ella le hacía ver que siempre contaba con privilegios ante los demás Licenciados de la facultad y eso facilitaba sus excelentes notas académicas. Dhierich sentía fuego, no era el vital líquido que normalmente fluía en sus venas.

Buscó la manera de enfrentar la situación para lograr un arreglo, pero no pudo. Ella se salió con las suyas. La excusa de lo inconcluso, fue el término de plazo que habían acordado para la entrega. Lo engañó. Le dio una fecha incorrecta.

 

dhjvalderrama
Author: dhjvalderrama

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Persona gramatical muy bien. En el primero falta enfocar más la idea. Centrarse en dibujar ese momento como el mejor.

Deja una respuesta

catorce − 2 =