Saltear al contenido principal

EL JUEGO DE LAS OLAS

me encuentro en la playa, a orillas del mar, mi compañía es la luna, iluminando mi camino en cada paso que doy, miro al cielo y  solo pienso en ti, entre las estrellas dibujo tu rostro, y recuerdo tu  sonrisa, tú sonrisa que alegra mi vida, que hoy no lo tengo a mi lado,  como te extraño amor, extraño aquellos momentos que solíamos caminar rumbo a tu casa, cada atardecer que te acompañaba de manos, jugando, sonriendo y siempre felices, pero todo cambio aquella tarde, aquella tarde que te sentías angustiada, te sentías triste, sabía que algo estaba mal, fue la tarde más misteriosa que viví, no sabía que me darías la triste noticia, te sentías preocupada, no encontrabas el momento preciso para decírmelo, todo el camino era silencio, pero el momento tenía que llegar, la despedida no se podía esperar, llegamos a tu casa, y aún recuerdo que me abrazaste con todas tus fuerzas, como nunca lo habías echo, sentía que los huesos se me partirían, pero poco a poco y muy despacio te acercaste a mi oído, con una voz temblorosa y con lágrimas en los ojos y aun abrazándome, me  entregaste tu carta.

     – ¿era aquel adiós que nunca pensé que llegaría?

sentía tus lagrimas por mi mejía y aquel abrazo tan caluroso, me di cuenta que todo era verdad, me quedé paralizado se me hizo un nudo en la garganta, sentí un dolor en el pecho, y al levantar la mirada me di cuenta que en la puerta de tu casa se mantenía un carro a punto de partir, tu familia te esperaba.

y sin decir una sola palabra me diste la respuesta:

-amor perdón que sea de esta manera, léelo cuando suba al carro por favor, y recuerda que te amo.

fueron tus últimas palabras, y con un beso en la mejía te fuiste alejando de mí, hasta que te subiste al carro.

me quede paralizado, vi la carta, y volví a mirarte, el carro ya partía, y me quede solo con la carta entre mis manos, no comprendía nada, o eso es lo que quería pensar.

tomé valor para abrir la carta, aun con las manos temblorosas pude abrir y desdoblar la carta:

…..

cariño mío, perdón por decírtelo de esta manera, pero no tengo el valor para decirte la verdad, no puedo decírtelo mirándote a los ojos, así que te escribí esta pequeña carta para ti amor, me parte el alma hacerlo de esta manera, pero no quiero que me veas llorar, y ser un manantial de lágrimas, quiero decirte que por decisión de mis padres, nos vamos del país, sé que el día de hoy estaría callada y es así como sucedió.

por lo que te habrás dado cuenta, al llegar a casa toda mi familia me esperaba en el carro, nos vamos del país, me duele tanto dejarte, me parte el corazón no poder decirte con mis propios labios, pero es la mejor manera de decírtelo, gracias por haber compartido tanto tiempo conmigo, por cada momento que hiciste de mi vida la mejor, gracias por los pequeños detalles que me diste, por la forma como me conquistaste, por los chocolates de cada atardecer, por comprender mis berrinches, por las largas caminatas por el atardecer donde solo importábamos tu y yo, y hoy que me voy solo te pido que no me olvides, porque yo nunca te olvidare, recuérdame siempre en tu corazón, porque tú, ocupaste la mayor parte de mi corazón, te amo mucho amor, guarda esta carta para mi retorno, y ten por seguro que el día que vuelva, te volverle a buscar porque nunca te olvidare.

te amo mucho amor

…..

la alegría de mi vida murió en un segundo, al saber que ya no estarías a mi lado, el mundo se me partió en dos, yo caí de rodillas y el manantial de lágrimas fui yo. no paraba de llorar, no lo podía creer que el amor de mi vida, se marchaba, y me que solo con tu carta entre mis manos.

hay amor mío, que triste fue la despedida, ya paso un mes de tu partida, y aun no lo asimilo , te extraño, como quisiera caminar junto a tu lado por la playa y poder divertirnos como lo hacíamos camino a tu casa, hoy me encuentro lejos de casa, mis padres se dieron cuenta de mi tristeza  y me mandaron con mi tío a Lima, extraño cada atardecer que compartimos, y mi único consuelo el compás del sonido de las olas del mar.

Me gustaría estar a tu lado y caminar por la orilla del mar abrazados de la mano, como lo hacíamos camino a tu casa, te extraño amor mío, extraño tus abrazos, extraño escuchar tu voz, extraño tu sonrisa, a tu lado me sentía como un niño y nunca pensé que terminaría, hoy te encuentras lejos, y espero que aun mantengas tu sonrisa amada mía, que tu alegría no muera, que se mantenga viva, para el día que nos volvamos a ver.

me caen lagrimas por los ojos, te cuento que cada vez que vengo a caminar al mar, traigo conmigo tu carta, la leo todo los días, ya me aprendí cada letra de tu carta, guardare tu carta esperando tu retorno para revivir las largas caminatas juntos, te amo mi vida y donde te encuentres espero que estés viendo la luna, así como era nuestra costumbre, y a través de la luna estemos conectados para volver a encontrarnos.

te amo

Volver arriba