Saltear al contenido principal

El arte del engaño

Estoy soñando, tú estas a mi lado, tomas mi mano y me miras a los ojos, la conexión se da, así sin más, el click tan soñado, tan inesperado y esperado.

Y es que estar contigo es contradecirme, es sobrepasar todas aquellas creencias absurdas y tontas que tengo, estar contigo es como romper todo aquello que me condena para que tu me condenes, me sofoques, me asfixies y me consumas.

Pero no podemos estar juntos, es lo que me has dicho y lo que he tratado de implantar en mi cerebro para poder vivir en paz, pero la pregunta es ¿por qué no podemos? Sin embargo hay un lugar donde podemos, donde aún te puedo sin necesitar de pedir tu permiso, y ese lugar esta tan lejos de mi realidad que a veces deseo hacerla real. Esta en mi mente, esta en mi ser, y por más que trate dejar de pensarte tu recuerdo regresa como un fantasma que amenaza atacar de lunes a domingo en la madrugada, en la tarde y en la noche, hacer de mis insomnios y sueños un tormento.

Y es que entre más lejos, más te deseo, más deseo que vengas y más me voy alejando, entre más te quiero, entre más te adoro más miedo tengo y trato de engañarme a mi misma que no me afectas, que no me rompes, que puedes hablar de tus mil amores y mi corazón seguirá intacto porque por ti ya no late, pero no es cierto, mi cabeza me tortura con las preguntas del pasado, del ahora y de futuro y solamente me dice ¿porqué no están juntos, porqué no luchas por él, porque no apuestas todo y le das todo? Pero no, mi subconsciente me detiene y me dice que es lo más inapropiado, que debo respetarte, que debo ayudarte y conformarme, que mi tiempo ya llegará, no importa cuando luches, jamás ganarás si de el se trata. 

Así que salgo en la noche, veo la luna, las estrellas y suspiró y en  cada suspiro te voy dejando, te voy poniendo en partes donde ya no duelas, y aunque estés marcado en mi cuerpo, mente y alma simplemente te voy ignorando; aunque toques para entrar, aunque toques para amarme, quiero cerrar las puertas, quiero olvidar, pero aún te amo, aún te quiero, aún te espero y es que esta es la dicha, un cliché absurdo de un amor que no será. Este es un arte, el arte de engañarme que un día me puedas llegar a amar.

Acerca del autor: Abby Reyes

Me gusta sangrar al escribir, vuelvo a la gente inmortal por medio de mis escritos, expreso ese amor por la escritura y pongo mi alma y corazón en la escritura y el baile. ¡Conoce me, soy un desastre bonito!

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Sin comentarios aún

DalerRa

Me gusta sangrar al escribir, vuelvo a la gente inmortal por medio de mis escritos, expreso ese amor por la escritura y pongo mi alma y corazón en la escritura y el baile. ¡Conoce me, soy un desastre bonito!

Volver arriba