El amor inesperado.

Aquel día que llegaste con esa sonrisa que opaca a los mil soles de cada país supe que todo podía cambiar, esos ojos café que curan cualquier insomnio; sin duda cambiaron la forma de ver mi mundo, porque a partir de ese momento te convertiste en mi mundo, mis ojos giraban alrededor de tu orbita, mi corazón se trasladaba a 360° cada que percibía tu olor. Un día lo inesperado fue lo que se convirtió en mi razón de existir, ahora el universo debe tenerte envidia de toda la explosión que causas en este simple mortal.

Gracia mi universo de emociones. 

¿Te gustó?

Puntuación 4.8 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Deja una respuesta

tres × cuatro =