Saltear al contenido principal

De vuelta al hospital

 

Puedo  sentir el sabor del humo del airbag en mi garganta, el humo se apodera de todo el vehículo, siento mucho miedo, trato de abrir la puerta pero no es posible, miro a mi novio y tiene mucha sangre en la cara, trato de hablarles a mi mamá y a mi hermana pero me siento paralizada, solo sé que tenemos que salir rápido, la visión es muy difícil dentro del carro, alguien abre la puerta desde fuera, ese ángel me ayuda a bajar, es como si estuviera en estado de shock, no logro comprender que fue lo que paso, el sonido de las sirenas de ambulancia me hacen caer poco a poco a la realidad,  nos trasladan al hospital, estamos muy cerca, nuestro accidente ocurrió a una cuadra del hospital, el hospital que acabamos de dejar hace unos minutos de esta madrugada fría y oscura, llegamos por la entrada de emergencias, hay una banca de madera, me siento y comienzo a llorar, no siento dolor, solo tengo mucha angustia,  se acerca un guarda a preguntarme que fue lo que paso, si ustedes acaban de estar aquí, le cuento que habíamos ido porque mi hermana tenia dolor abdominal muy fuerte y que ya la habían atendido, y que cuando salimos nos accidentamos, todavía no tengo claro que fue lo que paso.

Unas horas antes mi novio, con el que apenas llevo un mes de salir se ofrece a llevarnos al hospital en el carro de su papá, fuimos nos atendieron y ya cuando mi hermana se sentía mejor salimos rumbo a casa, eran como las dos de la madrugada, y el transito vehicular en la calle era casi inexistente, después todo ocurrió muy rápido y de repente estábamos involucrados en un aparatoso accidente de tránsito.

Cuando la familia de mi novio llego y vio el auto a metros del hospital se alarmaron, y cuando llegaron nos abrazaron con mucha alegría, no podían creer que estuviéramos tan bien

Todos estamos golpeados, pero gracias a Dios ninguno de gravedad, el carro en el que íbamos fue dado como pérdida total y el otro también, mi novio se brincó un alto y el otro vehículo lo impacto a muy alta velocidad, producto del golpe rompimos el muro de una tienda de electrodomésticos, al ver las fotos del accidente el golpe principal estuvo a pocos centímetros de mi puerta, esos centímetros hoy hacen la diferencia de que pueda estar escribiendo esta historia, definitivamente este ha sido mi milagro, dos carros involucrados con pérdida total y cuatro pasajeros con golpes muy leves.

 

 

 

 

 

Volver arriba