Saltear al contenido principal

«DE JUEZ A MADRE»

Hoy me tome la libertad de darme un día para mí, de ir a uno de mis lugares favoritos a despejarme, antes de escribir sobre un tema tan desolador del que difícilmente hablo, pero hoy me atreveré.

Soy la segunda de cuatro hijos, la única mujer, y desde niña he presenciado los conflictos de mis padres, lastimosamente ellos no sabían ocultar sus problemas frente a mí, así transcurría el tiempo y pues se hizo un hábito. Muchas veces no entendía nada, pensaba que mamá era la mala, otras que papá lo era, esa situación tan confusa hacia que terminará en llanto sin saber a quien “odiar”. En ocasiones me hacían partícipe de sus contiendas, me convertían en su “juez”, tratando de que yo decida quien tiene o no razón, siendo muy pequeña aún me resultaba difícil, cada “batalla” entre ellos me transportaba a un cuarto obscuro donde sentía miedo, donde mi corazón latía lentamente y me faltaba el aire, tenia la necesidad de pedir ayuda pero recordaba que mis padres estaban más concentrados en su riña que en mi; aunque no paso mucho tiempo para volverme toda una profesional.

Mis padres tuvieron su primera separación cuando yo tenia diez años, sentí que mi padre no nos quería más; que por no salir a su favor me despreciaba; a mamá le tocaba salir a trabajar para mantenernos ya que no alcanzaba el dinero que mi padre enviaba, en ese tiempo yo me quedaba cuidando a mis hermanos, al mayor de once y a mi hermanito de cuatro años, ayudaba en casa en lo que podía; lo hacia con mucho temor, ya que no era una experta, y tenia miedo a fracasar como hermana; gracias a Dios las cosas se fueron solucionando, papá regreso a casa, pero la alegría no duro mucho, nuevamente él y mamá regresaron al “ring” y yo retome mi profesión de Juez.

En Noviembre de 2005 nació mi tercer hermano; no había pasado mucho de mi cumpleaños número quince, que por cierto no tuve la fiesta de princesa que toda chica sueña a esa edad, al contrario me parecía un desperdicio de tiempo y dinero; creo que el conocer los diversos problemas de mis padres me habían convertido en una adolescente amargada y aburrida, en una jovencita que no tenia deseos de salir al mundo, ¿Para qué?¿Para ganarme más problemas?, no gracias los de papá y mamá eran suficientes.

Mi vida tuvo diversos cambios en los próximos años, en 2006 mi hermano mayor se fue a vivir con mi abuela y tíos para poder estudiar, mi segundo hermano cursaba la escuela primaria, pero era un chico que más de una vez nos traía problemas, realmente el siempre mi dolor de cabeza, y yo en 2007 con mucho esfuerzo termine la secundaria. Con 17 años sabía muy bien cocinar, lavar, limpiar, y todo lo que implica las actividades del hogar, lo había aprendido forzosamente cuando mamá nos dejaba solos en casa, lo único que no cambio fueron las sesiones de disputa entre mis padres, yo como siempre de juez, pero ahora con dos testigos, mis hermanitos.

En los siguientes cuatro años no pude desarrollarme profesionalmente, ¡Eso era frustrante!, el dinero no alcanzaba para pagarme una carrera, así que me toco trabajar y juntar dinero, mientras tanto me matricule para estudiar ingles y teatro, dejando inconcluso el primero.

A principios de 2012 llegó el desafortunado momento, aunque más que una solución para mi fue el punto de declive, mis padres se separan definitivamente, fue una gresca algo violenta, no creí que con 21 años me pesara tanto esa decisión, me consideraba lo suficientemente madura para aceptarlo, pero no fue así, recuerdo bien que no deje de llorar toda una noche, mi desdicha era mayor a lo que yo podía soportar, quería arrancarme el corazón del pecho para no sentir más dolor. Después de esa determinación me toco alejarme de mis padres y hermanos; mi madre nos abandonó, se fue con su nueva pareja, mi padre se mudó a casa de mi abuela con mis hermanos menores, y yo me fui a vivir sola por siete meses, en ese tiempo la pase muy mal, mi congoja no abandonaba mi alma y corazón; regrese con papá pero no encontré al segundo de mis hermanos, el se había ido de casa, por esa razón también sufrí mucho.

Durante los próximos cinco años de “juez” me convertí en la “madre” del pequeñito, puse en practica lo que había aprendido años atrás, retrase mis sueños, objetivos, anhelos; es por esa razón que actualmente me preocupo mucho por mis hermanos, por su salud, su educación, aunque no este cerca a ellos, solo quiero su bienestar y que ciertamente no experimenten lo que yo viví; son los seres mas importantes de mi vida, no son mis hermanos, son mis hijos, y es por el amor a ellos que tuve la necesidad de renacer, de olvidar, de cumplir mis ideales, de ser ejemplo de superación para que vean en mi que a pesar de todo lo sufrido todavía puedo triunfar.

Repairing Damage

Me encantan los perritos 🐶 ;me siento orgullosa de ser Peruana y amante de la buena escritura 📖 😍 Amo leer y escribir tanto como amo los libros de Carlos Cuauhtémoc y a él tambien claro esta ❤ soy su mayor fan 😍📖

Volver arriba