Saltear al contenido principal

CURVAS PELIGROSAS.

Ahí estaba cuestionándome, con tristeza, con ese dolor en mi pecho y ese nudo en la garganta, mi cabeza bombardeándose con preguntas como ¿Por qué no tienes tiempo para mí?, ¿Qué acaso no soy merecedora de tú amor? la distancia no es algo fácil para dos enamorados, La cantidad de veces que me pregunte ¿Qué estarás haciendo?, cada día que estuve lejos fuiste el primer pensamiento de mi día y el ultima antes de ir a dormir, con un poco de nostalgia comencé a aceptar el final que se aproximaba,los estragos amargos de estar sola me invadieron, pero lo que termino conmigo fuiste tú, como te convertiste en la fuerza para salir adelante y eras capaz de destruirlo, el mejor regalo que me dio la vida tu mi amigo, mi confidente, mi cómplice mi príncipe sapo, me abandonaste y acepte que no volvería a mirar esos ojos de color cafés que estaba dispuesta a compartir mi vida, con los rizos que enamoran, con la sonrisa ruidosa, en especial ese guiño coqueto que forma tu nariz al arrugar que me hacía estremecer, la mirada fija que me hizo sentir tantas veces nerviosa, las palabras dichas en el momento que me hicieron sentir amor y aquel sentimiento que descubrí contigo y el hecho de sentirme amada, Decidí irme, me fui igual que la noche cuando los rayos del sol se asoman con la diferencia que no volvería por la tarde, Pero era justo ¡me destrozaste, volteaste, sacudiste y desordenaste mi vida!, pero los factores que influyeron y me forzaron a rendirme te destruirán por abandonar el lugar antes de despedirte sin irte., Que solo debiste abrazarme y decirme que todo estaría bien, me quede acostada en la cama abrazando la almohada, Pero tu actitud arrogante e indiferente que no comprendía que el mundo no gira alrededor tuyo, y que no eras el único que tenía problemas, sólo dejaste que me fuera, ¡ ya no quería  ser protagonista de una pelea!, la puerta se azotó con todo la fuerza de tu enojo y lo comprendí, debí hacer mis maletas e irme mi príncipe sapo, dejarte en el olvido.

Volver arriba