Saltear al contenido principal

Cuando te conocí 

Me encuentro en una habitación con mi única compañía por más de 4 años, la soledad. Sentada en un rincón de mi habitación comienzo a sentir una fría sensación que abraza a mi corazón, puedo escuchar el susurro de una voz que grita en mi interior ¡ayúdame por favor!, pero ignoró a esa voz y escucho la otra voz que promete mantener encerrados en un rincón al dolor y al sentimiento que tanto daño me causó, de pronto algo raro sucedió una insistente voz me pide un minuto de atención, no comprendo lo que pasa pero aceptó la invitación y resulta que este sentimiento brinca de emoción.

Comenzamos a charlar y este sentimiento empieza a redactar momentos de dolor, utiliza expresiones que me cuestan comprender y al tratar de recordar lagrimas brotan desde el corazón. Le pido por favor que deje de hablar y me diga quién es y porque me quiere atormentar, sin embargo; ignora mi cuestión y me empieza a contar todo lo que a continuación les voy a narrar:

“Hace tiempo conocí alguien especial más nunca imaginé que te iba a traicionar, tú vivías muy feliz y yo podía caminar con libertad en tu interior, pero de pronto todo eso se acabó, comenzaste a cambiar y olvidaste lo mejor que es indispensable sufrir para conocer al verdadero amor; te pedí una oportunidad para defenderme pero no me quisiste escuchar y me condenaste a vivir en una amarga prisión. Intenté escapar pero todo falló porque descubrí que a tu corazón lo protegía un enorme cristal que no deja entrar más que los rayos del sol; me senté a reflexionar por un largo rato y pronto comprendí que podía yo quebrar ese pedazo de cristal y devolverte la emoción que sentiste alguna vez; pero era demasiado tarde ya, porque cuando regrese me encontré con otro material, no entendía como rápidamente podías proteger tu corazón contra el dolor que según tú dañaba tus días de emoción.

Tengo muchas cosas por reclamar pero no es momento para tal atrocidad; hoy te vengo a proponer me dejes demostrar que hay momentos de felicidad incluso en el dolor, que siempre se puede aprender de los errores del ayer sin vivir en el antier…

De pronto un ruido interrumpe la conversación y me doy cuenta que me he dormido en un rincón de mi habitación y doy por hecho que todo fue producto de mi imaginación. Intentó continuar con mi vida pero algo extraño pasa, una persona empieza a llamar mi atención, no logro comprender que me está pasando; de pronto escuchó esa voz que me susurra “te estás enamorando del chico que está a tu lado” intentó reprimirla pero cuando volteo a ver conozco al chico de quien me he enamorado. No sé cómo pasó pero me ha cautivado su forma de ser, su seriedad, y esa hermosa sonrisa que de vez en cuando dejaba ver; me he enamorado de esos hermosos ojos azules que permiten ver la dulzura y nobleza de su corazón, intentó olvidarlo pero ya es demasiado tarde el amor ha ganado y he perdido la batalla que creí haber ganado.

Han pasado tres días desde que tuve esa extraña conversación con ese loco sentimiento que mi mundo ha desequilibrado, me dirijo a mi habitación y me encuentro un recado tirado en mi colchón, tal vez no me creas pero quiero que todos sepan esto que ha pasado, por eso les dejo el recado tal como fue redactado:

Hace unos días tuvimos una pequeña conversación y pensaste que algo extraño estaba pasando y me dejaste descuidado, debo informarte que por fin he escapado y he logrado mi objetivo, te has enamorado. Es un chico muy educado y lo he nombrado Haruki porque él te enseñará que nunca es tarde para empezar de nuevo, que la vida pone a personas maravillosas las cuales viajaran a tu lado por un determinado tiempo hasta que llegue el indicado y sanará las heridas del pasado para hacerte ver que el mundo está equivocado.

Pd: Le envié una copia a Haruki con todo lo que te contado y le pedido que te enseñe lo necesario para que no me tengas encerrado en ese horrible lugar donde me mantienes olvidado, y lo he invitado a conocer está historia que apenas ha comenzado a redactarse y que aún no ha terminado.

Con cariño “el amor”

 

 

Jokabeth

Amo leer, escuchar música, amo la lluvia, etc..

Volver arriba