Conexión Reto 2

Hoy al despertar y ver el amanecer desde mi cuarto por medio de la ventana que se encuentra a lado de las escaleras, comprendo tu sentir, tus emociones, tu distancia. Hoy comprendo tu carácter y tu comportamiento.

Lo único que quiero decir es lo feliz que me hace tenerte  en casa, sano y salvo. Porque el amor y admiración que te tengo son inmensos y por eso se me hincha el pecho de orgullo.

Estos días son bastante buenos, puedo respirar el aire fresco y sentirlo recorrer mi cuerpo, mientras me encuentro sentada en la orilla de la cama, reflexionando y meditando lo bonito y bendecido que es mi existir; me logre dar cuenta que nosotros somos los que nos levantamos, cuando llegamos a tropezar con una roca, ya sea pequeña o grande, superando las tormentas para poder ver brillar el sol.

He descubierto nuevas cosas en mí, he cambiado y he crecido, como hace una oruga cuando se convierte en mariposa. Encontré la paz que todos merecemos al despertar y abrir nuestros ojos lentamente, justo el momento en el que sonreímos por estar vivos, esa tranquilidad que deberíamos tener al igual que cuando percibimos nuestro olor favorito, como el de un libro nuevo o el magnifico olor a tierra mojada. 

Es impresionante escuchar hablar a ese corazón de hielo, que bien con un abrazo caluroso puede ser derretido, oír cada anécdota buena que guardas en el baúl de los recuerdos y nos llegas a contar cuando nos encontramos sentados al rededor de la mesa en la hora de la comida; esos luceros que brillan con un resplandor acompañados de un reloj retrocediendo en el tiempo y tu en lugar de arreglarlo con las pinzas lo dejas ir hacía donde él gusta.

Realmente estoy aprovechando el tiempo al máximo, puedo escuchar el segundero del cucú  avanzar mientras saboreo un mango y un licuado de plátano, mientras tu disfrutas un café caliente en tu taza favorita de color amarillo.

Cuando regreses de trabajar, oliendo a aceité o con tus dedos rasposos como una lija, cuéntame cómo te fue, que practicaremos de Taekwondo por la tarde, si usaremos la colchoneta azul ó patearemos un rato el costal de box, ven, veamos nuestro programa favorito en la televisión para que me duela el estómago de tanto reír y la garganta de tanto gritar.

Ayudame en los idiomas, ya sea inglés, coreano ó francés, te quiero enseñar que el cielo es de colores y no gris, que el agua del mar siempre fluye y que los sueños para ti y para mí son como la luna, el universo ó los números en matemáticas… infinitos.

 

alexiablanco27
Author: alexiablanco27

1

Deja una respuesta

dieciseis − dos =