Saltear al contenido principal

CONEXIÒN

Saboreo en mi boca el dulce aroma del café que mi madre prepara, la cama es tan confortable y cálida que no desearía levantarme jamás, los peluches y globos de la habitación le dan un toque infantil y esto concuerda con mi personalidad, prácticamente aun soy una niña.

Mis libros de literatura favoritos están justo al frente, me agrada mirarlos de vez en cuando para recordar las aventuras que cada uno me hizo vivir, el sol irradia por la ventana y me hace sentir llena de vida al saber que será un hermoso día, uno tan bello como aquel cuando te vi por primera vez ¿lo recuerdas? La aurora fresca de la mañana besaba tu rostro e irradiaba con tu luz todo el recinto, así como tus ojos brillantes le daban fulgor a mi vida y a mi corazón. Tus palabras fueron agua fresca que sació mi sed de amar, ángel guardián de mis sueños, protector leal y compañero de ocurrencias, inspirador de risas y llanto, todo lo vivido a tu lado fue un verdadero encanto.

Tomar tu mano bajo la lluvia y sentir tus besos apasionados en un abrazo interminable donde solo estábamos los dos, y el mundo giraba a nuestro alrededor. Donde brotaban estrellas y fuego a través de nuestra pasión.

La cama nos hacia una invitación y era testigo de nuestros cuerpos fundidos al igual que nuestras almas en una explosión de sentimientos que refulgían desde lo más profundo del corazón. Amor mío, cierra los ojos y dame tu mano, sintamos esa conexión que nos une a través del tiempo y espacio, de la cal somos conscientes tu y yo, vamos a nuestro mundo lleno de manjares y miel, en donde nuestro amor oculto a los ojos de los hombres renace como una planta marchita a la que solo le basta una pequeña gota de agua para vivir, eso eres tú. Lo único que necesito para seguir y ser feliz, luz, oxigeno, sol y luna y la fuerza que me inspira al pensar que volveré a verte algún día.

Me encanta leer y escribir y dejar volar mi imaginación hasta los confines del universo, soñar despierto es una aventura increible.

Volver arriba