Clic en
las manos
para votar

Clic en las manos para votar

Con amor, tu amiga

Es una noche tranquila, estoy lista para dormir, pero antes necesito escribirte.

 
Me siento frente al escritorio, enciendo la vela, escucho el canto de los grillos. Sonrío. Estoy lista. 

 
Cada línea que sale de mí, cada texto, cada palabra, no son más que una fina extensión de mi ser. Soy yo en cada letra, dibujada en el tejido de conceptos. Cuando escribo, la incorporeidad de mi ser toma forma y sentido, me convierto en este conjunto de símbolos que tienes entre tus manos. Estoy aquí.
 
He pensado mucho en las largas caminatas por el prado, en la forma tan honesta en como compartimos nuestros más profundos pensamientos y me doy cuenta de que eres tú, la persona con quien puedo realmente, ser yo misma. 
 
Vivo en un mundo donde mi voz es acallada, porque la mujer debe ser modesta en sus palabras; vivo escondida detrás de metros de telas y listones, oprimida por un corsé que cada día me quita el aliento, tratando de ser lo que consideran, debe ser una mujer.
 
Pero de pronto apareciste. Estabas ahí, del otro lado del salón, quieto, observando en silencio. Me miraste fija y profundamente con una mirada distinta, no sonreíste con galantería como es la costumbre, tu mirada fue dulce, curiosa e inocente y tu sonrisa… bondadosa. 
 
Me sentí descubierta y entendí que podías verme, más allá de la pose y de los atavíos. Me miraste de verdad y estuviste dispuesto a escuchar. 
 
Amigo mío, tu llegada es el aire que necesitaba, y tú, el oído de mi voz callada. 
 
¿Qué es el amor, sino el recuerdo de un par de almas abiertas, dispuestas a encontrarse?, ¿qué es el amor sino las risas frescas y bulliciosas durante el atardecer?, ¿qué es el amor, amigo mío, sino la manera en como me miras cuando lloro y la forma en como te preocupas cuando la niebla me abruma, y el anhelo de volverte a ver y la alegría de pensar en tu llegada? Eres tú amigo, mi espacio de libertad y las alas que me invitan a volar.
 
Y hoy desde la solitud de este cuarto, con alegría y profundo agradecimiento, levanto mi voz silenciada  para decirte… te quiero.
 
Con amor, 
tu amiga. 
 

Comparte este texto

0 0 votos
Rating
Suscribirse
Notificación de
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios