Saltear al contenido principal

¿Cómo es mi hogar?

La mañana es límpida y calurosa, afuera se escucha el trinar de pájaros que al igual que nosotros inician un día más de actividad, los perros de los vecinos ladran y, en parvada los pájaros emprenden el vuelo asustados, interrumpiendo su canto y la recolección de sus alimentos.

Al interior de mi hogar se percibe un delicioso aroma a canela y café, dentro de algunos minutos mi boca saboreará una deliciosa taza de café mientras desarrollo este nuevo reto.

Antes de iniciar he decido oír un poco de música en inglés, en el estéreo comienza a escucharse la voz de Dolores O’Riordan, vocalista de los Cranberries, interpretando magistralmente Zombie, no puedo evitar sentir un poco de tristeza por su repentina muerte, su voz y los acompañamientos hacen que mi cuerpo entre en un estado de relajación, estoy listo para seguir en esta aventura que comenzó a principios de este año y que, ya está prácticamente en su recta final.

Mientras continúo con el desarrollo de este reto, paladeo el delicioso sabor del café caliente que se encuentra en una taza blanca al lado mío. Lentamente miro a mi derredor,  frente a mí está el librero repleto de novelas, cuentos, poemas, libros de historia, matemáticas, etc., así mismo hay un espacio destinado para la historieta mexicana, americana, española y japonesa que, a lo largo de mi vida como estudiante y aficionado a la lectura he logrado acumular. Mentalmente subo las escaleras para quedar entre los dos cuartos de mis hijas, a la derecha queda el cuarto de Azucena, la menor y,  como toda buena creativa su recámara es un poco desordenada pero limpia, percibo en el ambiente un dulce aroma a lima limón, su ventana da hacia el patio principal de la unidad donde vivimos y permite que la luz del sol invada por completo el interior de la habitación, la cual logra mayor luminosidad con el color amarillo de las paredes y el azul cielo del piso. Al entrar, frente a mí queda la ventana, en cada extremo de ella cuelgan en cadenas verdes de plástico un gran número de muñecos de peluche.

En la pared de mi izquierda en la parte media alta hay una imagen del sagrado corazón de Jesús que le regalaron mis padres, en esa misma pared un poco hacia la izquierda tiene pegado un árbol hecho de cartón, pintado de café caoba, en cada rama cuelgan recuerdos y apuntes, simulando las hojas de ese árbol. En la parte media de lo que sería el follaje se encuentra un retrato a lápiz que le hicieron, (fue en un evento realizado por UNICOMIC en el campus de la Unitec Ecatepec), el dibujo muestra esa mirada pizpireta que la caracteriza, es muy ocurrente y divertida, es difícil enojarse con ella, tiene el don de hacerte reír, si la tristeza o el enojo la llegan a invadir, los supera rápidamente  para dar paso a su alegría desbordante, quien la conoce dice que es una gran persona y amiga ¡odia la injusticia! Al momento que escribo esto, se escucha en el estéreo You’ve Got a friend, sin duda un tema que queda como anillo al dedo, ante la descripción de mi hija.

En el muro de mi derecha se encuentra su pequeño librero atestado de libros y cuadernos de su etapa estudiantil y, sobre su cama reposan tres peluches: un oso polar de la telefonía Telcel, una morsa de color café y una señora coneja también de color café, sin duda son sus peluches preferidos.

Antes de pasar a la recámara de mi hija Karen, la mayor, hago una breve pausa para sostener en mis manos la taza caliente de café y aspirar el dulce aroma, le doy un gran sorbo para que la inspiración no me abandone y continuar con la descripción que estoy desarrollando.

Al entrar a su cuarto la luminosidad es más tenue, debido a que su ventana da hacia el cubo de luz que compartimos con la otra casa de la unidad horizontal en la que vivimos. Sus paredes están pintadas en un color “palo de rosa” en un tono oscuro y, a pesar de que el piso es azul cielo no ayuda en la luminosidad del lugar, sin duda es un reflejo de su carácter, ella es más reservada un tanto seria, organizada e independiente, le preocupa lo que vivimos actualmente pero, eso no impide que sea temeraria y alegre, sus ojos son muy expresivos, al igual que su hermana odia la injusticia. Como fondo musical se escucha Angie tema de los Rolling Stones.

En las paredes de su cuarto hay unos dibujos que me pidió le hiciera, en el muro que da frente a la entrada, está el dibujo de una jaula y en su interior un canario, en la esquina de ese mismo lado colocó un poste de herrería negra el cual en su parte alta sostiene un farol. En el extremo opuesto, le pinté un árbol que se está deshojando, las hojas que caen son de colores ocres.

En la pared de la derecha en lo que es la parte media alta, está el cuadro del niño doctor de Tepeaca que le regalaron mis padres. En ese mismo muro tiene una figura de herrería negra con  ramas y hojas de las cuales cuelgan sus cinturones y, sobre la cama reposan dos de sus peluches preferidos: un señor conejo de color café y una pequeña tortuga verde con caparazón de colores. Por último, en el muro donde se encuentra la ventana está un librero-escritorio en él, está colocada la impresora y en la parte alta del muro hay un dibujo más, es un letrero colgante del tipo del viejo oeste, de esos que colocaban fuera de los negocios sostenidos por cadenas.

El café se me ha acabado, haré una nueva pausa para servirme un poco más, en breve conocerán la recámara que ocupamos mi esposa y yo, mientras tanto vayan y prepárense su bebida favorita.

Ya con la cafeína recorriendo mi cuerpo, he llegado al segundo nivel de la casa, al terminar de subir las escaleras a mano derecha se encuentra la recámara principal, en el centro está el tálamo nupcial, a los pies de la cama está ubicado el tocador este tiene un gran espejo. El tocador y la cabecera son de color vino, el closet que va de pared a pared y de piso a techo es de color blanco, en él se alberga básicamente la ropa de mi esposa Jovita, como la mayoría de las  mujeres, tiene un gran número de zapatos y ropa, prácticamente el setenta por ciento del closet está ocupado por sus pertenencias.

La habitación está pintada de color azul cielo y el piso es de color beige claro lo que le da mucha vida, sin duda una característica en ella, adora el color azul, sus ojos son expresivos con mucho brillo y llenos de vida. La recámara tiene un cuarto anexo, (diseñado al cien por ciento por mi esposa), el cual sirve como oficina, y cuarto de trabajo que usa para desarrollar sus hobbies preferidos que son: tejer, cultivo de orquídeas, costura y algo de marroquinería.

En el cuarto hay una gran mesa de trabajo, un librero que va de pared a pared y de piso a techo, está dividido en tres módulos el primero funge como librero, el central es escritorio y ahí está colocada mi computadora que es una E-mac blanca, en la parte alta hay dos repisas en las cuales están colocadas fotos familiares y, el tercer módulo está diseñado como armario.

La habitación tiene una gran iluminación debido al ventanal que va de pared a pared y de piso a techo, en la parte externa hay un pequeño balcón que da al patio principal de la unidad, el espacio alberga una variedad de plantas entre las que se encuentran: bugambilias, Jamaica, orquídeas silvestres y fresas.

En todo el lugar se percibe la esencia de mi esposa y el suave y dulce aroma de todas las plantas que ahí se encuentran, mi esposa es de un carácter fuerte y eso es lo que siempre me ha agradado de ella, pues a pesar de eso no deja de ser tierna, alegre y romántica. El café oscuro de sus ojos, armonizan a la perfección con la blancura de su aterciopelada piel. Es la mujer más franca y directa que he conocido, no se amedrenta ante nada, es muy fuerte, se sabe sobreponer a las situaciones más adversas.

Sin duda el carácter fuerte que tienen mis hijas lo han heredado de su mamá, además Azucena adquirió de ella su creatividad y Karen su inclinación hacia el área administrativa.

Así es mi hogar y mi familia. He cambiado el playlists de spotify y, me preparo a relajarme después de haber terminado este reto. Escucharé con tranquilidad a Pablo Milanés, interpretando “El breve espacio en que no estas”, poco a poco se escuchan los acordes de la guitarra para dar paso al violín provocando en mí una sensación de lasitud.

Acerca del autor: José Juan Espinosa Mercado

Soy sociable, me gusta escuchar a la gente, vivir la vida sin perjudicar a nadie y tener a la mano buenos libros.

Jose Juan Espinosa Mercado

Soy sociable, me gusta escuchar a la gente, vivir la vida sin perjudicar a nadie y tener a la mano buenos libros.

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Humberto Vázquez Durán Excelente descripción, otra vez acompañado de increíble música, felicidades y bendiciones.
Romina Bayo José: al describir, tomamos una foto, con un pequeño movimiento de un instante. Lee nuevamente el ejemplo del libro. Levántate de la silla, ve al cuarto y describe ese instante en el que te asomas. Donde está ella, que hace, como está su rostro. Las descripciones pormenorizadas cm a cm, pueden tornarse lentas en un texto, por ello, integra los elementos al personaje, y solo aquellos que aportan, que son relevantes.
Hace 5 meses
José Juan Espinosa Mercado Romina Bayo muy bien, lo tomo en cuenta, gracias.
Hace 5 meses
Volver arriba