Saltear al contenido principal

cicatrices que hacen ver que el pasado fue real.

Tengo un poco de temperatura creo que me dará gripa los días han sido un poco fríos  así que me he metido a la cama  y he  mirado  un poco  la tv, cuantas situaciones pasan en la vida diaria y el ver ese programa me hizo recordar lo que vivido, no pude evitar el llorar un poco  y ponerme un poco triste al darme cuenta que las historias se repiten , recordar el pasado y las cicatrices que ha dejado no es fácil  esas cicatrices que solo puedo verlas yo pues no están a la vista de nadie…

Y es que en realidad no siempre fui así tan sonriente como ahora  lo soy, fui una niña de ojos tristes de mirada perdida y como ser feliz cuando alguien  viene y te  roba tu alegría, tu infancia, tus sueños ese momento me dejo marcada ¿a qué edad comenzó a ocurrir? No lo recuerdo exactamente a partir de los seis o siete años no lo sé  solo sé que duro por mucho tiempo, quería gritar lo que estaba pasando pero el miedo no me dejaba esa impotencia de vivir en medio de ese dolor yo sabía que no era correcto, pero él decía que era amor y esa forma de querer me hacía sentir mal, me agobiaba, me encerraba…por algún tiempo culpe a mamá , pensaba como no se da cuenta de lo que está pasando, porque se va y me deja sola  pero luego entendí : mi mamá no tuvo la culpa yo sé muy bien que ella tenía que  trabajar para darle de comer a sus hijos eso no es tener la culpa es ser una buena madre, ella no tuvo la culpa de la mente enferma de él!

Jamás olvidare ese momento en el que ya no podía más y  ahí de rodillas  le grite a Dios llévatelo quítame este sufrimiento yo sé que existes y lo puedes hacer tan solo soy una niña, y entonces llego  la respuesta de él y días después se fue, por fin me sentí libre y poco a poco comencé a sonreír pero no termino ahí todo ya que dejo consecuencias en mí, no dejaba  que ningún chico se acercara y mucho menos me tocara una de las secuelas es que de momento sufrí  amnesia, creo que yo misma me bloquee para no recordar lo vivido por algún tiempo tuve años de mi vida borrados, completamente en blanco. Ahí están las fobias, los miedos, los terrores… pero gracias a Dios hoy estoy de pie más fuerte que nunca esas cicatrices me recuerdan que el pasado fue real debo decir que fue Dios el que  me salvo, y no solo por alejarlo  sino que también quito todo dolor y tristeza de mi corazón  me devolvió la sonrisa, los sueños y las ganas de seguir viviendo en ese tiempo quería dormir y no despertar hoy despierto cada día agradecida con Dios porque me permite abrir los ojos, soy una mujer que ya puede mirar hacia atrás y meditar sobre lo que la vida me ha enseñado habiendo superado más de un reto y muchas cosas dolorosas, he aprendido que a pesar de todo vale  la pena disfrutar de cada momento, que lo que me paso ha servido para ayudar a otras jovencitas a no callar a valorarse y a no dejar que nadie las lastime, aprendí que ser valiente es tener el coraje de superar aquello que tenemos delante, es la oportunidad de afrontar esa situación que la vida nos ofrece o que nosotros hemos elegido, que  ser valiente es una elección consciente de poner a prueba nuestras capacidades, nuestros límites y bloqueos y que la valentía es un reto al que nos exponemos para crecer, aprender y superarnos.

Y que lo más importante que venga lo que venga Dios va conmigo

 

 

 

 

 

Volver arriba