Cherut

Me preocupa mi querido Cherut en esta cuarentena, tu ansiedad que ha soportado cambios emocionales fuertes últimamente el distanciamiento del ombligo “tu madre”, la distancia física de tu hermano, el vacío de tu pareja, y el poco interés de tu padre.

¿Cómo está tu ansiedad? Seguro siempre quise preguntar, si tomas algo para aplacarla, hierba o alguna sustancia.

A veces te he sentido tan triste y poco comunicativo extendiendo una pared con las personas y entre ellas yo, que cuando hablas me cuentas todo a medias. Aunque debo reconocer que yo tampoco quiero saber todo, no sé si es por mis miedos o por creencias pasadas.

A pesar de eso me identifico plenamente contigo, te gusta la libertad, los viajes, y el encerrarte a ti mismo, por eso aprovechando de la concertación de tus padres te puse de nombre libertad ¿Pero no se si te puse tu destino?

Pero te quiero con el alma desde que te conocí con tus ojos que no determinaban su color y tu piel rosada, necesito hablar contigo, abrazarnos como cuando eras niño y sentir ese calor único e indescriptible, que me dejaba feliz.

Nos une esas noches en vela en que dormimos intermitentemente conjugando nuestros sueños y nuestros miedos, cuando abro los ojos, miro siempre la puerta corrediza que este bien cerrada y siempre pasa que dejo un hilito que permite mirar hacia adentro y ¡ahí está! Esa pintura que lejos de darme paz me da miedo, ¡no sé porque no la he quitado! 

Se siente la tibieza de las sabanas a pesar de la presencia gélida conmigo, y la incomodidad de la almohada que no me permite descansar. ¡Por qué siempre tengo algo que molesta y no lo desecho! 

No todo es malo, me encanta la vista que apreció desde mi ventana, es como transportarse a otro mundo, luces como luciérnagas a lo lejos y la profundidad que da mirar desde arriba. Sé que estarás desde tu habitación mirando y transportándote hacia afuera, tienes el privilegio que pocos tienen mirar el imponente centro histórico y lo principal mirar la virgen de Legarda con esa luz ámbar que da paz al alma.

Estoy amortiguada porque sin precaución permanecí parada frente a la ventana y ese frio penetro mi cuerpo dejándole inmóvil por un momento, ya son las dos de la mañana y mi espíritu esta intranquilo, miro mi habitación y me siento ajena, estiro mis sabanas para buscar comodidad y pretendo dormir con la oscuridad sobre mí.

Te llamare mañana para sentirnos cerca.

Tu tía Mía.

 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

merymeneses7
Author: merymeneses7

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Inicias con un tono casi de reclamo o crítica. Mira el video de ayer. Donde hablamos de ello.

    1. merymeneses7

      Gracias por leer..es la primera vez que alguien como tu Romina una “Escritora “..lee lo que escribo…Gracias y sere más cuidadosa.

Deja una respuesta

dieciocho − quince =