Carta para dos

Es difícil escribirte, nuestra relación empezó como empiezan los sueños, mágicos e irreales, tenemos muchas cosas en común, y siempre has demostrado ser la persona mas divertida y encantadora que he conocido, y una de las cosas que más me gusta es que al estar contigo yo soy más fuerte.

 

Siempre le pedía al cielo que me enviara una persona especial, alguien que me entendiera y con quien hablara sin ningún problema, y siento que Dios por fin me escucho.

Me has demostrado tu amor de muchas maneras, con besos, abrazos y caricias tiernas; yo en cambio soy todo lo opuesto, fría y seca; lamento no corresponderte de la misma manera; mi vida ha tenido muchas bajas y altas ya no creo en la magia de las demás personas; quizás tenga miedo de ser lastimada, o quizás mis demonios mentales me han absorbido a cabalidad.

Me gustaría que hubieras conocido esa niña tierna y dulce que creía en el amor a primera vista, que le encantaban las flores y las cenas románticas, aquella niña que veía siempre lo bueno en todas las personas que conocía, aquella que soñaba con ser una poeta y una escritora soñadora y no alguien que creció con miedo al fracaso y la desilusión de sus seres queridos.

Pero cambie sin darme cuenta, ni siquiera he sabido cuando paso, pero ocurrió; El dolor de perder a un ser querido, y sentirse sola en el mundo me volvió fría, mi madre me exigía constantemente, mi padre era un fantasma para mí, y aunque no lo creas durante años me crie sin tener a un padre a mi lado.

A pesar de todo siempre he soñado con ese amor mágico que te permita volver a soñar y creer en lo imposible; tu estas roto al igual que yo; nuestras infancias nos dañaron como alguien que rompe una porcelana, sueñas con esperar que se pegue, pero por más pegante que puedas untarle no vuelve a ser la misma de antes.

En ocasiones tú también eres frio, odio que estés todo el día en el celular, que creas que soy un roble o una pared mas de la casa, a veces solo quiero que hablemos de la vida, de cambiar al mundo, de ser mejores personas y de cumplir nuestros sueños; aunque no se cumplan; amo cuando me hablas de nuestro sueño juntos, de lo ilusionados que estamos con casarnos y vivir juntos; trato de comprender los motivos por los que no deseas  tener hijos, se que hubieron demasiado incidentes y que te asusta, Pero intento hacerte entender, que un pequeña caída no forja nuestro destino ni quienes seremos o serán nuestros hijos.

Quizás tengamos complicaciones y nuestros hijos no sean perfectos, pero nosotros tampoco lo somos, es decir, nadie lo es excepto Dios; entonces; arriésgate a vivir, se que siempre dices que pretendo ver las cosas fáciles, pero si algo he aprendido de la vida es que entre más crecemos más difíciles y complicados nos volvemos.

Te amo, y quiero empezar una aventura contigo, porque se que, aunque tengamos problemas, y conflictos, juntos somos invencibles.

Con Amor Sary.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Sary Torres Ramos
Author: Sary Torres Ramos

Quien vive soñando, vive creciendo

Sary Torres Ramos

Quien vive soñando, vive creciendo

Deja una respuesta

12 − 6 =