Saltear al contenido principal

Carta a mi dulce ilusión a la vez farsante

Cuando era niño, tenía una paloma al cual lo llamaba de cariño “Palomita Cuculí”, durante los seis años era mi despertador favorito, cantaba dulcemente hasta ver a su amo preferido. Muchas veces íbamos al campo, pero él se quedaba pasmado con la naturaleza que se aferraba a su jaula. Se había acostumbrado a estar en la tierra; a pesar de que sus alitas estaban llenas de plumas, se resistía a volar. Sus amigos con quienes pasó la mayor parte de su vida eran las gallinas; incluso había momentos que se olvidaba de su naturaleza y se apoderaba del nido ajeno.

Varias veces supero a la muerte y para ello, siempre estuve ahí. Era mi ave favorita de mi hogar.

Pero algún día tenía que alejarme de él, y así fue. Después de haber convivido los seis años me mude a la ciudad. De vez en cuando iba a visitar; cada vez que hablaba por teléfono, siempre preguntaba por él. En la ciudad había cientos y hasta miles de palomas, pero ninguno como mi palomita cuculí. Así fue, hasta que un día pregunte a mi padre por él y el me respondió:

  • Hijo, tu Palomita Cuculí ya no está, el perro se lo ha comido.

Quise gritar, insultar, pero solo me atiné a llorar. Mi mundo se turnó de gris, como deseaba estar ahí y matar el perro, pero era imposible.

Entonces comprendí que el amor que sentía por mi ave favorita era inmenso y pura. Durante muchos años construyo en mi un sentimiento que algún día terminaría, pero nunca se borraría de mis recuerdos.

EL AMOR NO SE PUEDE DEFINIR, DEFINIR ES LIMITAR Y EL AMOR NO TIENE LÍMITES.

Sabes.

Sé que eres una mujer vedado de mis anhelos.

Sé que aun amas al hombre que en algún momento te hizo sentir la más feliz del mundo. Pero también, sé que en algún momento te saco las lágrimas de dolor.

Sé muy bien que tienes miedo con solo pensar si pasara algo entre nosotros.

Sé que las cosas que hicimos te causa remordimiento y pánico.

Sé que a veces que hostigo con mis ocurrencias.

Sé que tu futuro está al lado del hombre que amas (Quizá).

Hay un dicho que dice “después de un beso, no existe dos desconocidos” y es cierto; desde aquel día que nos dimos el primer beso no dejo de pensar en la suavidad de tus labios en el calor de tu ser. Tu silueta tenue e infalible se apoderó de mis pensamientos.

Cómo explicar al corazón que quiere enamorarse la comprometida que eres. Cómo no dejar de contemplarte si eres hermosa y única.

Si nuestro porvenir es incierto, solo me quedaré con el bálsamo de tu recuerdo. Te habrás llevado una parte de mi corazón y quizá mis pensamientos. Pero si nuestro futuro es verosímil, quizá habrás llenado el hueco en mi corazón.

Soy caballero, si tengo que pedirte perdón, lo haré y lo hago de las cosas que paso la semana pasada. Si tengo que conquistar a alguien, lo hare a mi estilo.

Bien, últimamente te noto despectiva a mis platicas, quizá ya tengas una decisión por el cual luchar o mantenerte.

Entonces, quizá como mi Palomita Cuculí pasaras a formar parte de mis recuerdos; a quien siempre le echaré de menos cada vez que vea los indicios farsantes y pasajeras. Por última vez, te invito a formar parte de mis proyectos.

Te quiero. AHC

Alfred

Me encanta el amor a la Antigua.

Volver arriba