Buen amigo, mal amigo

En pasado, Anécdota con tu mejor amigo, 3ra persona.

Su cuerpo estaba a punto de un colapso, sus fuerzas vitales estaban por abandonar su cuerpo. Por un momento sus ojos empezaron a fallar, veía todo negro, sentía que estaba a punto de caer, pero no quería renunciar tenia un objetivo, no podía rendirse. Tampoco quería detenerse iba en segundo lugar, tan solo Rodolfo iba delante de el, no podía permitir que alguien más lo rebasara. sin embargo no tuvo mas remedio, se detuvo junto a un árbol para poder apoyarse cabeza abajo. Allí estuvo alrededor de tres minutos tratando de tomar aire para poder continuar la carrera, durante ese tiempo, no dejaba de venir a su mente los recuerdos de su madre llorando, desesperada al darse cuenta que unos malditos ladrones, habían entrado a su pequeño puesto, para  robar el dinero de las ventas y la licuadora que tanto esfuerzo le había costado conseguir, para poder iniciar su pequeño negocio.

Alberto estaba emocionado, había soñado mucho tiempo con poder reunir algo de dinero para poder comprarle a su madre esa licuadora que ella tanto necesitaba. Su madre tenia un pequeño puesto de ventas de batidos naturales, con el cual ayudaba al sustento de su hogar, la situación estaba bastante mal, su padre había quedado sin trabajo, con lo cual su madre puso manos a la obra e ideo ese pequeño negocio. 

Esta era su gran oportunidad, podía reunir el dinero participando en la carrera anual de campo atraviesa, había escuchado a Rodolfo contando que estaba listo para ganarse los 150 dólares del premio. Solo había un problema, no tenia condiciones para ello, a pesar de ser delgado y esbelto , incluso de corte atlético, se cansaba con mucha facilidad. Puso manos a la obra y con la determinación de un gran tigre, entreno muy fuerte durante dos semanas.

Había llegado el día, estaban justo en la línea de salida, esperando el sonido del claxon para salir en carrera. Miro al cielo y exclamo en voz baja, esto es por ti mamá. La carrera inicio trato de ir con un ritmo suave para no agotarse tempranamente, poco a poco y en cada colina donde los demás bajaban el ritmo, el hacia lo contrario y aprovechaba para rebasarlos, de la misma manera aprovechaba el impulso cuando el camino iba en bajada.  Estaba en la mitad del camino, ya iba en tercer lugar, sin embargo sentía algo extraño, como cuando un auto empezaba a fallar por falta de combustible. Había estado exigiéndose tanto que su cuerpo ya estaba resintiendo ese esfuerzo extra. Miro hacia adelante en la colina aprovecho para colocarse en segundo lugar. 

Cuanto había soñado ver la alegría de su madre, al devolverle la esperanza, al entregarle su licuadora nueva, tenia que seguir así cayera muerto al llegar a la línea de meta. Cuando estuvo recuperado, arranco con el único objetivo de alcanzar a Rodolfo, corrió con todas sus fuerzas, cuando de pronto observo que Rodolfo se había detenido, estaba igual de cansado, al verlo este  arranco como pudo, estaban justo en la recta final de la carrera, Alberto logro alcanzarlo y ponerse lado a lado con el, ninguno de los dos quería ceder, estaban a escasos 3 metros de la línea de meta cuando una pequeña roca en el camino, casi imperceptible, hizo que Alberto tropezara y callera al suelo sin poder hacer mas. Justo después de esto Rodolfo cruzo la meta ganando la carrera.

Caminó a casa cabizbajo y con lagrimas es sus ojos, triste porque sabia que no iba a poder ayudar a su mamad. Al llegar a la entrada de su casa miro y encontró un sobre blanco que tenia su nombre, dentro de el encontró una nota que decía: Alberto  te conozco desde muy pequeño y se que están pasando por una mala situación, desde el día que supe, lo que le había sucedido a tu madre, me propuse ganar esa carrera para ayudarte, aquí te entrego el premio de la carrera, discúlpame por no haberte dicho nada, y hacer que te esforzaras tanto, eres un luchador y te admiro grandemente. Atentamente tu amigo Rodolfo.

En presente, anécdota desagradable con alguien a quien considerabas tu amigo, 1ra persona.

Jamás imagine encontrarme en la situación en la que estoy, mucho menos a causa de ti.  quede como un estúpido frente a todos los compañeros de trabajo, y más aún con la zozobra de no saber si me van a despedir. Me siento tan triste, como una planta que lleva muchos días bajo un sol de justicia, sin recibir agua y con sus hojas y flores cabizbajas y a punto de caer. A la ves siento una rabia única, por haber sido traicionado de esta manera tan vil por ti.   

Me diste tu confianza, al contarme aquella situación que tenias con la jefa del departamento, y yo ofrecí mi apoyo, colocándome en tus zapatos y diciéndote todo lo que ella estaba haciendo mal y que no deberías permitirlo. Creo que me pase de confiado contigo e incluso hable de más, diciéndote cosas de ella que no debí. Ahora descubro que corriste donde ella, y en la desesperación de ganar gracia, le contaste todo aquello que íntimamente habíamos conversado. No te importo, me dejaste mal, eres un maldito y la vida se va a encargar de hacerte pagar todo. Pensé que eras mi amigo Roberto, pero me equivoque.   

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    El primero bien verbos falta corregir acentuación.
    el segundo hay presente y pasado juntos.

Deja una respuesta

19 − 10 =