Reto 1: Bella soledad

Me da gusto poder hablarte y saber que hay más personas como yo.

Dicen que siempre hay que ver el lado bueno de la situación pero, ¿cómo hacerlo?¿Verdad que es complicado?

Hace tiempo solía salir al jardín y sentarme bajo la sombra a escribir, mientras que las aves cantaban y volaban junto a mí. Ahora es distinto, porque la puerta que daba hacia él, ya no puede abrirse, y ya no sé si las aves siguen viniendo a buscarme.

¿Sabes?, muchas personas se encuentran preocupadas por la situación, y otras no le dan la mínima importancia.¿Qué piensas tú?

Últimamente he estado conviviendo con mi familia, y me ha resultado bastante agradable. He estado sonriendo y también los he abrazado, pero resulta ser algo irónico que a pesar de ello he llorado de tristeza, porque sigo sintiéndome sola. Tal vez tú te encuentres también con tu familia o quizá con algún amigo, y te sientas igual.

¿Sabes?, la soledad no es más que un invento de la sociedad para tener dependencia de las personas; una estrategia de las empresas para vendernos aparatos que ofrecen compañía o buscan personas, y un método de los farmacéuticos para vendernos esos famosos antidepresivos. Digo todo eso porque en realidad todo nos lo venden con esas intenciones, cuando la verdad es que no estamos solos. Tal vez pienses que suena loco o que no tiene sentido porque en realidad todo a nuestro alrededor es un invento, solo que algunos tienen buenos argumentos y principios de respaldo.

Te voy a dar un ejemplo: Nuestros nombres, ¿qué son? ¿Acaso no palabras inventadas sacadas del conjunto de letras de un abecedario que al pronunciarlo suena bonito? Es eso, solo que estamos tan casados con la idea, que elegimos (o nos eligen) un nombre que nos acompañe por el esto de nuestras vidas.  Solo que hay personas que nos les agrada, y cuando tienen la oportunidad se lo cambian. Así como hay personas que nos les gusta estar solas, y van en busca de un acompañante, o bien, intentan llenar ese hueco con alcohol, drogas o algún vicio. Otros buscan a Dios, y en su búsqueda lo confunden con la religión, y terminan rezando 24 horas, los 7 días de la semana, y  poniendo flores en un altar para intentar inútilmente llenar su vacío… Y no es así.

Pero también existen personas que les gusta su nombre y no lo esconden ante nadie; entonces también hay personas que disfrutan su soledad.          Y no necesariamente son egoístas o antisociales, sino que han aprendido a gozar de sí mismos sin depender de alguien más. 

En estos tiempos, y en estos días, más que levantarnos tarde y cumplir con las tareas asignadas de los profesores, te propongo que nos demos un trabajo a nosotros mismos: Encontrarnos.

Hagamos que no sean días de encierro, sino de encuentro. Así como bien solía decir Cicerón: “La búsqueda de la verdad de uno mismo debería de ser el campo de estudio PRIORITARIO del hombre”. Sin dejar a un lado la otras áreas de conocimiento, deberíamos comenzar a estudiar lo que poseemos en nuestro interior, no hablando de anatomía, biología o fisiología, sino del ser. De nuestro ser.

Amigo mío, no estás solo. Te acompaña tu nombre, tus creencias, te acompaño yo, pero lo más importante, te acompañas tú. 

Haz de la soledad una amiga, así como dice aquella canción: “Soledad, la única que viene cuando todos se van”, conviértela en una compañía placentera y aprovéchala para conocerte, para estudiarte… Para amarte.  Date la oportunidad de abrir la puerta de tu jardín, y si está atascada, sal por la ventana o ¡construye tu propia puerta! Tu puerta de conocimiento.

Y cada vez que sientas que todos te han abandonado, vuelve a estas líneas para encontrar refugio en ti, y en tu soledad. Bella soledad.

                                                                             Adri Flores

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

vic21spring
Author: vic21spring

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja una respuesta

dos × dos =