Saltear al contenido principal

AYER Y HOY

RELATO EN PASADO:

Apenas llegué a la ciudad corrí a buscarte… entre el aroma a nardos y cera derretida te busqué entre muchas personas que inundaban la sala de la casa de tu padre, observé que tus primos, primas y algunas tías me veían sorprendidos pero a la  vez con un suspiro en el corazón, creo que todo ese cúmulo de gente estaba esperando a que llegara a verte, me detuve frente al altar dispuesto para tu papá, ahí estaba una enorme foto él de pie con su sonrisa enorme, como si nada le preocupara, como si la vida fuera una fiesta aún en su funeral, quise llorar al ver su foto pero preferí sonreír con paz y brindándole un último adiós, conociendo a tu padre estoy segura que prefirió verme así. El aroma a “flores para difunto” me regresó a la realidad, para ser franca nunca me ha gustado ese olor porque de inmediato me evoca a la tristeza, de pronto ahí estabas, sentada con la cabeza baja, tu esposo me vio acercarme a ti y supo que era momento de retirarse y dejarnos solas, me dijo que agradecía tanto que hubiera llegado, que sabía que estarías bien al hablar conmigo, entonces sentí la responsabilidad enorme de levantarte, sabía que tenía que hacerlo después de todo yo conocía esa tristeza que estabas viviendo, yo también entendía lo que significaba perder a tu padre como una víctima más del crimen organizado.

Te tomé de la mano y te dije: “¿Te acuerdas que nos prometimos estar juntas en las buenas y en las malas? Ya estoy aquí – te dije muy despacito. Respondiste: “Gracias y ahora entiendo que me duele aún más no haber estado ahí para ti cuando perdiste a tu padre, que tonta fui, que dolor más grande siento en mi corazón ¿Cómo le hiciste para no morirte? – Me contestaste llorando.

Y entonces solo apreté tu mano y te abracé, susurrando: – Si estás aquí para despedirte de él y no a la inversa significa que tu plan de vida aún no ha terminado, desde el sitio donde ahora está tu papá espera verte cumplir todo aquello que un día le contaste, todo lo que soñaron, tienes que hacerlo por él y por ti porque no hay mejor forma de honrar a los que amamos que cumplir un pedazo de sus sueños y además aman vernos felices, somos amigas desde la adolescencia, ahora somos familia de corazón y hermanas de mucho dolor, vas a poder entender todo este adiós ¿sabes por qué? Porque eres fuerte y porque estoy a tu lado.

Me volteaste a ver y se dibujó una sonrisa con gotas de agua sobre ella, no hubo más palabras que decir, las dos sabíamos que desde ese momento seríamos por siempre un par de muros con la capacidad de sostenerse el uno al otro.

RELATO EN PRESENTE:

Que molesto resulta enterarme de cosas por otras personas y no por ti, creo que te he demostrado mi lealtad y mi cariño en más de una ocasión, ¿Acaso crees que toda la gente escuchan las tristezas y lamentos de sus amistades hasta las 2:00 a.m. mientras mueren de sueño? Sin embargo yo lo hice con mucho gusto para ti, porque si hay alguien que sabe que poca gente escucha y que todos quieren hablar en esta vida ¡Esa soy yo! Me he enterado por una amiga en común todo lo molesta que te sientes conmigo solo porque he sabido ser amiga de él, mientras tanto tú solo has querido verle la cara de tonto para obtener provecho y sacarle todo el dinero posible, eres mi amiga y te aprecio pero no resulta agradable que vayas por ahí quejándote como víctima cuando tus actitudes son inaceptables aquí y en China, tienes que entender que las personas no somos objetos, platos desechables, las amistades se procuran, se cuidan, no se utilizan a conveniencia como si fuéramos princesas y entonces por ende todo el mundo debe estar a nuestros pies. La vida no funciona así o al menos no pretendo que funciones así conmigo y como mi visión de realidad está muy distante de la tuya, creo que lo mejor que podemos hacer entre nosotras es una pausa en nuestra amistad, ve y cómete el mundo a tu manera, pero no hables más de mí, como si fuera la peor persona del mundo, porque las peores personas no dan la mano a sus amigos en los momentos difíciles, ni apoyan, ni respaldan, ni escuchan a sus amigos hasta la madrugada.

Volver arriba