Saltear al contenido principal

Asma – Reto 11

Argumento: No recuerdo mucho de cuando era pequeño, pero se que tenía asma y era una situación complicada, así que contaré las memorias de mis padres a través de mis propias palabras.

Trama:

La noticia: mis padres se enteran de que tengo asma.

Las noches en vela: Mis padres se desvelaban.

Vagos recuerdos: Memorias de cuando recordaba la neubolización.

¿Cura?: Mis padres se encuentran con un doctor que es Homeópata y ofrece darme tratamiento.

Resultados: Se ve un cambio en mi condición.

Si te soy sincero, es poco lo recuerdo de mi infancia a la edad de 3 años. Los detalles son elusivos y se funden con los sueños y algunas memorias como el humo. Lo que te voy a relatar es más bien la memoria de mis padres que en algún punto me contaron lo que sucedió.

La noticia no fue sencilla, me imagino que para ningún padre lo es. Decirle a una pareja joven que su hijo tiene asma y se verá afligido por ella mientras viva no es una noticia fácil de dar, mucho menos de digerir. No recuerdo ni si quiera el consultorio, pero por la expresión de mi madre cuando me lo platicó, puedo asegurarte que era lejos de ser una experiencia grata.

De las pocas cosas que recuerdo, puedo describirte las sensaciones de la neubolizaciones, el ruido de la máquina y la sensación como de un aspersor hechando agua salada en tu cara. Era como entre la brisa del mar mezclado con el aroma distintivo de una clínica. La máquina en si mandaba una mezcla a través de un tubo hacía mi nariz y boca cubiertos por una máscara. Algo que sobresale de esos momentos es la imagen de mis padres cuidándome de noche, pasando en vela para saber que estaría en bien.  Aun puedo recordar el cuarto alfombrado y la cama en la que ellos dormían, pero que por mi enfermedad compartían conmigo. Una lámpara de noche encendida era todo lo que iluminaba el cuarto y la escena se transformaba en algo más que simplemente un preparativo clínico. Era la muestra de su amor y cuidado hacia mi.

Naturalmente, mis padres buscaron todas las posibilidades existentes. Agotaron sus contactos y llamaron a todo doctor cuanto podían, pero no fue sino hasta un domingo, al terminar la reunión de la iglesia, en el que se toparon con una respuesta peculiar. Al parecer uno de los asistentes era un doctor especializado en la homeopatía, una rama naturista de la medicina. Tras consultar con él, el especialista les indicó que me llevaran a verlo. No recuerdo cual era el tratamiento ni el nombre del doctor, mucho menos su rostro, pero puedo dar fe de una cosa, estoy sano porque Dios puso en el camino de mis padres a ese doctor y estoy agradecido porque aún pese a la dificultad, mis padres no se rindieron. Puede que yo sea el protagonista de mi historia, pero sin duda y en más de una ocasión, ellos han sido los héroes por excelencia.

Acerca del autor: Carlos Arturo Morán

Tengo gustos muy variados, casi se podría decir que de todo, pero lo que más me gusta es una buena historia, que te atrape y te transporte a cosas inciertas, desconocidas, insólitas y pongan aprueba la voluntad de los héroes.

carloztenshi

Tengo gustos muy variados, casi se podría decir que de todo, pero lo que más me gusta es una buena historia, que te atrape y te transporte a cosas inciertas, desconocidas, insólitas y pongan aprueba la voluntad de los héroes.

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Sin comentarios aún
Volver arriba