Saltear al contenido principal

Amor, te brindo mis atributos

Para mi, el descanso es muy importante por eso tengo el hábito de meterme a la cama a más tardar a las 10 pm y levantarme a las 7 am, soy un poco floja para levantarme por eso trato de dormir lo más que se pueda. En cambio tu, eres muy activo y te levantas muy temprano a hacer ejercicio, muchas veces me has invitado a ir contigo pero la almohada ha podido más. Cuando llegas de hacer ejercicio el desayuno está listo y mientras tu entras a la ducha, nuestra mesa está lista para platicar nuestras aventuras y los pendientes del día que suelen ser muy diferentes. Trabajo en un banco y tu tienes una pequeña tiendita donde se hace de todo; vendes cosas de tu cultura japonesa y das clases de japonés a niños; a tí te encantan los niños y a mí tambien pero desde muy jovencita asumí la responsabilidad de no tener hijos, decidí que si un día cambiaría de parecer adoptaría, porque pienso que hay muchos niños en el mundo que necesitan amor. Tu pensabas diferente y con el tiempo te convenciste de la opcón de adoptar, eres muy generoso en apoyar las medidas que tomo en mis proyectos tanto de vida como personales. Sin embargo, tendríamos que estar seguros del momento adecuado para hacerlo y se fue pasando el tiempo y nos acostumbramos a estar los dos, despues de todo nuestras ideas diferentes se unen en algún punto de nuestro camino.

Tu eres muy serio y a mí todo me causa risa; “que chistosa eres” me dicen mis amigos. A veces te desesperas conmigo porque dices que no tomo las cosas tan en serio como se supone debía ser, en cambio, yo pienso que si lo tomamos con más humor se puede pensar mejor como resolver la situación. No se si eso es la mejor manera de enfrentar la vida, creo que entre los dos hacemos el perfecto equilibro de lo que pueda ser malo o bueno.

Ambos tomamos decisiones importantes para superarnos; sacrificamos lo más importante de nuestras vidas que es nuestra familia. La tuya se vino poco tiempo despues de que llegaste a este pais y la mía se quedó en mi país. Sin embargo, con tu empatía siempre me has ayudado a ahuyentar los demonios que de pronto se apoderan de mí por no tener a los míos cerca.

Te ofrezco mi vida con todos mis defectos y virtudes para que juntos emprendamos un viaje de altibajos en esta andanza por la vida.

Estás siempre en mi mente.

Volver arriba