Saltear al contenido principal

AMOR REAL

Es solitaria. Se percibe cuando menos te lo imaginas. El amor. Qué nunca llego a mí. La sigo esperando como todos los días. Junto a mi ventana. Mientras las estrellas en el cielo me acompañan y la brisa revolotea dejando su helada piel en todo mi cuerpo.

Es roja. Como la sangre que no deja de fluir en mis venas. Puedo sentirla, pero no tocarla. Sé que está ahí nutriendo mi alma, pero no la puedo ver. La escucho decir que se siente solitaria y de mucho color. Un color vivo. Capaz de dar vida hasta al ser más desdichado. Tienta de presumida cuando su lamento irrumpe mi mente. -” Tengo tanto amor que podría alimentarte a ti y a otra ser “-. Solo la tengo a ella. Anhelo sentir un amor de otra persona. Un amor que complemente al mío formando un solo individuo. Capaz de dar amor hasta la eternidad de los días.

Sueño constantemente con ella. Un amor materializado en líneas de mujer. Qué sea capaz de sentir la intensidad de su color, de su bondad, de su amor. Aquí en mi pecho donde late sin parar. El verdadero amor.

Sueño con un amor real. Qué rompa las barreras del tiempo y espacio. Puedo verla cogiéndome de la mano, mientras nuestros pies avanzan por la arena mojada y el sol nos ilumina firmemente. Percibiendo la frescura del mar. Los dos juntos .Abrazándonos. Recordando muestras vidas atadas a un amor eterno.

Si puedes sentir el llamado de mi corazón. Tú mi amor solitario, de mucho color, de sueño profundo, de forma de mujer y sobre todo de amor eterno. Te hablo a ti como quien se habla a si mismo. Quisiera que tu amor muy bien guardado converja con el mío. Qué puedas demostrarlo sin miedo. Qué puedas amarme sobre todas las cosas vanas de este mundo. Porque yo te amare dándote hasta mi ultimo aliento sin importar la distancia ni el momento. Te amare hasta que ya no me quede más que seguir amándote.

Amor, me encuentro en mi escritorio con las manos adoloridas de tanto escribirte. Percibiendo tu aroma. Acercándose cada vez más a mí. Esperando que, al llegar. Tus labios de fresa formen las palabras ­­- “Amor, té entrego mi corazón que te amara por siempre”-. Y yo como la sonrisa más feliz, te diré que yo también te lo entrego solo a ti. Porque eres el amor que no he parado de soñar. Eres el amor perfecto para mi y que las lagrimas que vez rosar mi mejilla, son lágrimas de amor. De intenso amor por ti. Amor que nunca dejara de florecer en nuestros corazones y que nunca se marchitara.

Alfredo29

Me gusta escribir .Atrapándome entre letras que forman una mágica historia.

Volver arriba