Amigo

Amigo, hoy más que nunca siento que tus palabras me hieren al recordarlas cada noche: «Si, te mentí, pero fue para sacar provecho». Me tiene agonizante saber que apostaste mi vida por unas cuantas monedas. ¿Acaso yo valgo menos? ¿Cómo es posible que siendo tú, que te considero un hermano para mí, me exigieras hacer algo de lo que no soy capaz y aun así lo hice?

Una vez prometiste que cuidarías de mí, porque era indefenso, que nadie me tocaría un pelo, que nadie se atrevería a insultar a tu mejor amigo, ya que tu figura esbelta y piel morena  me mostraba seguridad ante todo, y ese par de ojos cetrinos intimidaban tanto como el marcado cuerpo que poseías de tantos ejercicios que hacías. Ese era mi amigo, un fiel protector, de carácter rudo y voluntad férrea. Sin embargo, todo eso fueron palabras e imágenes vacías, porque lo más valioso para ti fue ganar un poco de dinero a cuesta mía.

Me duele desde lo más profundo de mí ser, que pusieras tus intereses propios por sobre una amistad que empezó desde la infancia. ¿Es que no vale de nada? Me conoces tan bien como yo a ti, pero parece que nunca mostraste esa faceta tuya de apostador vil, y quiero entender el por qué lo hiciste, por qué me elegiste para hacer ese trabajo, quiero saber qué pasó por tu cabeza cuando pensabas en mí, por mi carácter dócil que sería fácil de manipular.

Pero sabes, amigo. Ser dócil me hace una buena persona, y aunque todos se traten de aprovechar de eso, yo lo hago con la mejor intención de ayudar. Por eso rechacé tu oferta de mitad y mitad, y espero que ese dinero lo utilices para un bien mayor, y solo entonces apreciaré el esfuerzo que hice por ti. Y ten en cuenta que, no hay un monto de dinero que compre o venda mi amistad contigo, porque a pesar de todo, seguirás siendo mi amigo 

mbrayeen18
Author: mbrayeen18

1

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

tres × cinco =