¿Ahora eres feliz?

¿ahora eres feliz?

Te ves feliz y estoy seguro que lo eres.

¿Cómo es él?

¿te trata como mereces?

¿te supo enamorar?

De pura casualidad los vi, tenias esa misma sonrisa que me mostraste, pero esta vez era más grande.

No tengo idea como será él, no tengo idea como te trata o siquiera como te enamoró.

¿lo amas?

Estoy seguro que sí.

Estoy feliz por ti, encontraste eso que siempre buscabas.

Lo encontraste y lo mereces, él también de seguro te merece.

¿yo que sé?, yo lo que sentí fue un golpe en el pecho y pude desmayarme, fue duro.

Fue lo mejor.

¿sabes? Me arrepiento a diario, ya no sirve de nada.

Te lastimé y te quiero, solo me di cuenta muy tarde.

Quiero a alguien más, tuve que seguir mi vida y aún así no te supero.

Estaba feliz contigo, con nuestro beso o cuando te abracé.

Aunque también triste, cuando te perdí.

Sueño contigo cuando sé que ya no se puede, está prohibido.

Ya pasó algún tiempo, ahora eres feliz.

Nadie te quiere como yo, de eso estoy seguro.

Aunque también estoy seguro de que nadie te lastimó como yo.

Prometí solo seguir, no tomarlo personal y olvidarte, ahora duele mucho más.

Triste, así estoy, estoy llorando mientras escribo esto.

Todo me recuerda a ti, como te fuiste, ese último adiós.

Ya me lo han dicho, ya vendrá tu momento de felicidad, siento que ya llegó, pero nada más tengo miedo.

Si te sirve de consuelo ya morí hace tiempo.

Me escribí una vida contigo, una vida que está impresa con tinta.

Allí fui feliz contigo, porque todo este maldito año soñé con eso.

Ahora ya encontraste a alguien que te alegra los días, yo también.

Solo te perdí y ya.

Es la verdad y estoy seguro que me duele más que a ti.

Caí en esta adicción, tú eres mi musa, te quiero y nadie lo hace como yo.

Aún estoy enamorado de ti, aún te amo.

Ahora una sonrisa mezclada con lagrimas me dibuja, ahora ya eres feliz y yo contigo.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Jesús Ayllón
Author: Jesús Ayllón

Al inicio de la pandemia me sentía atrapado y no solo en cuatro paredes físicas sino también dentro de mi propia cabeza, sentía desesperanza y desolación al tiempo en que investigando los libros de mi primo encontré esa novela tan perfecta y marcada; ese libro ilustrado con los ojos azules de una chica sobre un fondo celeste me deslumbró, me sentía inspirado y revivido cuando lo leí. Al momento me lo he re-leído cinco veces la saga entera de libros y unos cuantos otros de ese autor visionario, lleno de las mismas dudas y miedos (aunque también sueños y anhelos) parecidos a los míos; gracias al legado del señor Carlos yo tomé la fuerza para dar mis primeros pasos hacia mi sueño de ser escritor y ahora aquí me encuentro siguiendo sus enseñanzas.

Jesús Ayllón

Al inicio de la pandemia me sentía atrapado y no solo en cuatro paredes físicas sino también dentro de mi propia cabeza, sentía desesperanza y desolación al tiempo en que investigando los libros de mi primo encontré esa novela tan perfecta y marcada; ese libro ilustrado con los ojos azules de una chica sobre un fondo celeste me deslumbró, me sentía inspirado y revivido cuando lo leí. Al momento me lo he re-leído cinco veces la saga entera de libros y unos cuantos otros de ese autor visionario, lleno de las mismas dudas y miedos (aunque también sueños y anhelos) parecidos a los míos; gracias al legado del señor Carlos yo tomé la fuerza para dar mis primeros pasos hacia mi sueño de ser escritor y ahora aquí me encuentro siguiendo sus enseñanzas.

Deja una respuesta

diez − siete =