RETO 4 – AHH, PERO QUE RICAS ESTABAN

Era la hora de la salida en la primaria “Benito Juárez” y yo cursaba el último año de estudios. Una de tantas tardes mis amigos Pedro, Tomás, Misael y yo nos quedamos a jugar en el patio escolar una cascarita de fútbol. Llegamos y dejamos nuestras mochilas debajo de unos árboles. Nos organizamos. A diferencia de otras veces, en esa ocasión sólo utilizamos una portería y cada que alguien anotaba un gol inmediatamente ocupaba la posición de portero. En eso estábamos cuando Misael lanzó un balonazo que fue pegar en uno de los árboles. Corrió tras la pelota cuando de repente de las hojas del árbol cayó una naranja. Estaba madura. La levantó. la limpio con su camisa, la peló y la comimos. ¡Qué delicia de sabor! No se comparaba con el sabor de otras naranjas que había probado antes.

Seguimos jugando.

Pasada media hora Misael y Tomás se fueron. Peter también ya se iba a ir, pero le pedí que se quedara un rato más (pobrecito, no tenía idea del plan que estaba tramando). Ya cuando nos quedamos solos me froté las manos y sonreí maquiavélicamente; le pregunté si estaba pensando lo mismo que yo, y movió la cabeza de un lado para otro.  Me acerqué a su oído y le conté el plan. Me miro satisfecho de tan grandiosa idea.

Y ahí estábamos tres minutos después. Peter consiguió de no sé dónde una vara larga y con ella sacudía las ramas de uno de los árboles para que las naranjas cayeran. Yo en cambio usaba el balón arrojándolo al árbol para lograr nuestro objetivo. Logramos juntar varias naranjas, como unas treinta, y las fuimos metiendo en un morralito que encontramos tirado por ahí. Después de un largo rato ya estábamos sentados bajo el árbol disfrutando del botín. Pero, ¡oh sorpresa!, no nos dimos cuenta que alguien ya estaba detrás de nosotros.

Era el prefecto Procopio (así se llamaba). Nos había sorprendido en la movida y empezó a regañarnos. Hizo que levantáramos el basurero que habíamos generado, y por más que le suplicamos que no nos reportara, no hizo caso. ¡Hasta le estábamos regalando todas las naranjas para que nos dejara ir! Pero no accedió. Al contrario, nos ordenó que cargamos el botín hacia la dirección…

Llegamos a la dirección y a los acusados nos hicieron sentar a un lado de la puerta, (eso sí, seguíamos deleitando nuestro paladar con unas ricas y jugosas naranjas). El botín la pusieron en una mesa que estaba al centro. El director escuchaba los pormenores del prefecto y empezó a regañarnos muy fuerte. Mandó a traer a nuestras mamás. Lloramos amargamente, pero sin dejar de comer las naranjas. La secretaria, el subdirector, y algunos profesores que ahí se encontraban escucharon con atención todo. El director preguntó que si realmente estaban buenas. No se quedó con la duda y tomó una naranja, la pelo y quedo fascinado con su sabor. Compartió un pedazo a cada uno de los ahí presentes y todo quedaron maravillados. Tan agradable fue el sabor que media hora después todos en la dirección estaban comiéndose las naranjas junto con los acusados.

alkysirez
Author: alkysirez

0

Esta entrada tiene 11 comentarios

  1. karennia2

    Tan sólo de imaginarme los profesores compartiendo las naranjas me muero de la risa. 😀

  2. romina

    Las últimas 4 líneas sobran al texto. Ya que habías logrado un buen cierre. Cuida ello.

    1. alkysirez

      Gracias José de Jesús. Me alegro que te haya generado una sonrisa.

  3. katimav

    Se me antojaron las naranjas xD gracias por compartir 🙂

    1. Jesus Can

      Me recordaste la secundaria pero si era amigo del balón. Y el detalle de las naranjas muy buen elemento.. saludos

      1. alkysirez

        jajaja, sin duda son recuerdos hermosos.

        Gracias por leer mi escrito y que te haya generado una sonrisa.

        Saludos José.

    2. alkysirez

      Jajaja, yo tuve que comerme una antes de escribir esos recuerdos.

      Gracias por leerme Kati.

      Un abrazo.

  4. zeltic24mh

    Sabes me gustan mucho las naranjas y las de tu relato parecen deliciosas. Me hiciste reír donde tratan de sobornar con naranjas al prefecto de tan hermoso nombre, Saludos alkysirez.

Deja una respuesta

8 − dos =