Saltear al contenido principal

AGENDA DE DUELOS Y RUPTURAS.

ARGUMENTO:

Rubí vivió una etapa financiera complicada y todo ello ocurrió en el transcurso de 13 meses, el nacimiento de su hijo, la búsqueda y muerte de su padre, su divorcio y finalmente la inundación de su hogar como consecuencia del desborde de un río, ante tantas circunstancias ligadas unas a otras ¿Cómo sobrevivió Rubí ante tantas pérdidas físicas y materiales?

TRAMA SITUACIONAL:

1.- NACIMIENTO DE SU HIJO. Desajuste emocional y económico.

2.-  BÚSQUEDA FÍSICA DE SU PADRE. Gastos económicos legales.

3.-  MUERTE DE SU PADRE. Gastos e inicio de más procesos legales.

4.- FALTA DE EMPLEO. Imposibilidad de encontrar un nuevo empleo debido a los constantes viajes.

5.- DIVORCIO. Ruptura con la pareja debido a la falta de dinero y a la incompatibilidad en la búsqueda de soluciones.

6.- INUNDACIÓN DE SU HOGAR. La cereza del pastel.

 

ESQUEMA RIGUROSO:

UN ÁNGEL LLEGÓ: Con el nacimiento de su hijo Rubí se plantea nuevos retos, nuevas metas. Su hijo resulta ser un hijo muy esperado y bien recibido, sus familiares se desbordan en amor y regalos para él. Rubí a pesar del desajuste económico logra adaptarse a su entorno porque la sostiene ante a algunas necesidades su familia y amigos.

DESAPARICIÓN. Papá desaparece y no logramos encontrarlo. Gastos de búsqueda ante autoridades. Se venden algunos bienes ante la posibilidad de que exijan un rescate. El dinero se sigue gastando en personas que abusaron de la situación y nos estafaron.

EL ADIÓS. La muerte de papá. Trámites legales debido a la desaparición del cuerpo. Inicio de procesos dolorosos de duelo y ruptura familiar.

FALTA DE EMPLEO.  Pérdida de empleo, falta de tiempo para laborar, tips de crianza en un proceso de duelo, consejos y estrategias para obtener dinero a falta de un empleo estable.

DIVORCIO. Un suceso triste no resuelto complica la vida y de inmediato te lleva a otra ruptura, cómo decir adiós a tu pareja y no morir en el intento.

INUNDACIÓN DE MI HOGAR. Cuando crees tener un equilibrio y la vida te responde: “No aún tienes mucho que aprender”.

Volver arriba